Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Adam Podhorski: «Los pilotos no sabían que existía un sistema para compensar la pérdida de fuerza»

Adam Podhorski en su despacho de Tecnun en Donostia./MICHELENA
Adam Podhorski en su despacho de Tecnun en Donostia. / MICHELENA

A falta de que se esclarezcan los hechos, las hipótesis apuntan a que el nuevo modelo de Boeing sufrió fallos en los sensores que estabilizan el morro en el despegue

IKER MARÍN

157 personas fallecieron el pasado domingo cuando el vuelo de Ethiopian Airlines operado con un Boeing 737 MAX 8, con destino Nairobi, se estrelló al poco de despegar. El 29 de octubre de 2018, murieron otras 189 personas cuando un vuelo de la compañía Lion Air cubierto por otro Boeing 737 MAX 8 cayó en el mar de Java. Según las primeras hipótesis, pudieron fallar los sensores que estabilizan el morro del avión durante el despegue mediante un sistema de seguridad informático denominado MCAS de estos aviones, que desde el martes tienen suspendida su operación en Europa. Adam Podhorski es Doctor en Ingeniería y profesor de procesado de señal y sistemas embebidos (empotrados) de Tecnun. Actualmente trabaja en el proyecto CODISAVA (Control distribuido avanzado para la seguridad y la eficiencia energética del transporte aéreo) con «el objetivo de desarrollar tecnologías fundamentales para el futuro avión eléctrico», explica.