Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Partir sin dejar huella

El escándalo de los ataúdes de quita y pon ha avivado las voces que claman por un cambio legislativo que los haga más ecológicos | Ya se fabrican desde féretros 100% biodegradables a urnas de cáscara de coco

Un niño escribe mensajes de despedida en un ataúd de cartón de la firma Resistible. /R.C.
Un niño escribe mensajes de despedida en un ataúd de cartón de la firma Resistible. / R.C.
IRMA CUESTA

No es que en Játiva les dé menos pereza morirse, o que hagan el viaje al otro mundo con más alegría que el resto de los mortales, pero sin duda están mucho más familiarizados con la muerte. En este municipio valenciano de alrededor de 30.000 habitantes, cinco empresas llevan décadas dedicadas a fabricar féretros, entre ellos la famosa e inmensa (su fábrica ocupa 17.000 metros cuadrados) Cooperativa Divina Aurora. La mayor productora de ataúdes de España -y la tercera de Europa- coloca cada año en el mercado no menos de 68.000 cajas en las que uno puede realizar cómodamente el tránsito a la otra vida. Un negocio tan próspero como seguro, que lleva días en el punto de mira.

 

Fotos