¿Cuánto pagaría por un pájaro asesino?

El casuario es un ave sin vuelo en peligro de extinción. Vive en Oceanía y sus garras pueden medir 13 centímetros./
El casuario es un ave sin vuelo en peligro de extinción. Vive en Oceanía y sus garras pueden medir 13 centímetros.

Florida subasta hoy un casuario, un ave que mató con sus garras a su cuidador

A. C.

En el arca de Noé que Marvin Hajos tenía en su granja cerca de Ginesville (Florida, EE UU) había de todo: canguros que jugaban con los perros, guacamayos, monos de bolsillo (apenas 15 centímetros), cebras... cien animales que había recogido y convertido en su familia. Hace un par de semanas, Hajos (75 años) apareció agonizante entre las jaulas de los casuarios, una extraña ave de aspecto similar a una avestruz o un emú. El veterano animalista no superó los graves cortes que tenía repartidos por el cuerpo y que los forenses atribuyeron a un ataque de uno de sus casuarios.

En su testamento dejó escrito que se subastara su legado animalista cuando él faltara. Este sábado el lote completo saldrá a venta pública en Madison (Florida). Y todo el mundo sabe cuál será el 'picasso' de esta puja. «No hay un precio fijado por el casuario pero existen grandes posibilidades de que sea comprado. No solo por la dificultad de adquirir un ejemplar como este, sino por la historia que tiene detrás», admitió a la agencia AFP el subastador Scotty Wilson, de la casa Gulf Coast Liverstock Auction. El morbo de esta historia y la fama de Marvin, que llevaba 30 años conviviendo con especies exóticas, garantizan «una gran participación», augura Wilson.

No es habitual encontrar un casuario fuera de sus hábitats naturales en Australia y Nueva Guinea. Se trata de un ave no voladora que puede medir hasta 1,8 metros de altura y pesar cerca de 60 kilos. Su cresta, cara y cuello de intensos cromados rojos y azules no son tan llamativos como sus garras.

Los casuarios y las avestruces son las únicas aves que han sido capaces de matar humanos

Dos armas de aspecto antediluviano y con cuchillas de hasta 13 centímetros. Temibles cuando este animal de naturaleza tranquila pierde los nervios. Entonces patean, picotean y saltan sobre sus víctimas. Los expertos creen que Marvin pudo caerse entre los comederos, el ave sintió en peligro su comida y pudo atacarle. Pero nadie ha sido capaz de trazar el patrón de comportamiento criminal de este plumífero.

Un estudio en Estados Unidos asegura que 150 cuidadores de animales salvajes han muerto desde 1999. El 75% eran los responsables de alimentarlos. Los casuarios y las avestruces son las únicas aves que aparecen en esa estadística. Pero solo hay un precedente similar y se remonta a 1926, cuando un niño australiano fue degollado por un casuario tras caerse al tratar de huir a la carrera.

Su condición de 'killer' le garantiza un hogar. Aunque la expectación que se ha creado hace presuponer que este bicho tendrá pronto un nuevo dueño, ya hay varias asociaciones encargadas de la conservación de animales en peligro de extinción que se han comprometido a adoptarlo. Siempre que nadie pague por el reto de convivir con sus 'cuchillas' naturales.