Los padres que tengan un hijo a partir del jueves tendrán 5 semanas de permiso

4.500 padres guipuzcoanos se acogieron el año pasado al permiso de paternidad. A partir del jueves, tendrán cinco semanas de baja./
4.500 padres guipuzcoanos se acogieron el año pasado al permiso de paternidad. A partir del jueves, tendrán cinco semanas de baja.

La medida de ampliar una semana más la prestación entra en vigor al día siguiente de que se publiquen los Presupuestos en el BOE

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

Las parejas que están a punto de tener un hijo no le quitan ojo estos días al calendario. Y no solo por los nervios del parto. La decisión de ampliar una semana más, hasta cinco en total, el permiso de paternidad entrará finalmente en vigor este jueves, al día siguiente de que se publiquen en el Boletín Oficial del Estado los Presupuestos Generales, que incluyen una partida para financiar este avance -aunque no completo- en materia de conciliación e igualdad.

Con este 'regalo' caído de la Seguridad Social, los padres que tengan un hijo a partir de las 00.00 horas de este jueves podrán beneficiarse de cinco semanas de permiso retribuido. Aquellos que tengan a su bebé en brazos a las 23.59 horas de la víspera tendrán que conformarse con las cuatro semanas actuales. Aunque sea cuestión de segundos. Normal que con ese caramelo en la boca, las parturientas y sus parejas estén deseando que se alargue la gestación. Las mujeres, eso sí, seguirán teniendo derecho a seis semanas de permiso y otras diez más que pueden ser compartidas, aunque lo habitual es que las disfrute la madre hasta las 16 en total.

La cifra

4.525
padres guipuzcoanos se beneficiaron de la prestación de paternidad el año pasado, lo que supuso un coste de 8,6 millones para la Seguridad Social. Con las cinco semanas anunciadas, el coste anual podría elevarse en torno a tres millones más, solo en el territorio.

La ampliación a cinco semanas de permiso de paternidad figuraba como uno de los compromisos adoptados por el PP y Ciudadanos en el acuerdo de investidura de Mariano Rajoy y ha sido mantenida en las Cuentas diseñadas por los populares y asumidas por el nuevo gobierno socialista de Pedro Sánchez. La medida da el primer paso hacia un objetivo mucho más ambicioso que es lograr unos permisos igualitarios e intransferibles entre el hombre y la mujer, y pagados al 100%, como lleva años reivindicando la plataforma Ppiina. El Congreso ya ha dado luz verde para que se tramite la ley que busca lograr una conciliación y unos cuidados igualitarios, que no recaigan exclusivamente en la madre. La meta es alcanzar un permiso retribuido al 100% de 16 semanas tanto para el padre como para la madre, que puedan ser disfrutadas de forma correlativa, para que en la práctica el cuidado del bebé en el hogar por parte de uno de los dos progenitores se extienda hasta los ocho meses de vida -más el periodo de lactancia-. Sería una auténtica revolución social. La idea de la reforma, que debe superar la tramitación, es que el incremento del permiso de paternidad sea gradual y paulatino de dos semanas al año durante cinco años una vez entre en vigor la ley, que ha sido propuesta por Unidos Podemos y fue apoyada por unanimidad. Ese escenario idílico llegaría en 2022.

Los padres que tengan un bebé a las 23.59 horas de mañana no se beneficiarán y tendrán las 4 semanas actuales

Euskadi sale bien parada porque verá reducido el coste de su medida estrella de 16 semanas de permiso

Las cuentas de Euskadi

La lucha por la crianza igualitaria de los hijos ha entrado de lleno en la agenda política. También en Euskadi, que se ha adelantado al Gobierno central y ha anunciado que creará una ayuda para financiar 12 semanas extra de permiso de paternidad -bajo la figura de una excedencia retribuida- que se sumarían a las cuatro actuales, hasta las 16 en total. La medida entrará en vigor el año que viene y el Gobierno Vasco ha decidido empezar por los padres que ya tengan hijos. Los primerizos tendrán que esperar a 2022. El Departamento de Empleo y Políticas Sociales dedica ahora 35,7 millones a las ayudas a la conciliación, y en 2019 ha previsto un desembolso de 55,4 millones, un 55% más. En 2022, cuando también los padres primerizos puedan acogerse a esta medida única en España, la inversión se elevará a los 83 millones de euros.

Pero con el paso dado por el Gobierno central de alcanzar un permiso de paternidad de 16 semanas también con el horizonte de 2022, a Euskadi el 'tanto' le podría salir a mejor precio. Ya contaba el Departamento con que el Gobierno central financiara una quinta semana de permiso de forma inminente, lo que dejaría a su cargo 11 semanas extra en lugar de las 12 inicialmente necesarias. Si de forma paulatina la Seguridad Social va alargando el permiso, eso aligeraría el esfuerzo financiero que asumiría Euskadi.

El año pasado, en Gipuzkoa, la Seguridad Social concedió 4.525 prestaciones de paternidad, lo que supuso un coste de 8,6 millones de euros. Cada padre guipuzcoano recibió de media 1.905 euros por las cuatro semanas de permiso retribuido. El coste de ampliar a cinco semanas la prestación elevaría el gasto hasta los 11 millones de euros solo en el territorio. En Euskadi, el año pasado se concedieron 13.627 permisos de paternidad por un coste de casi 25 millones, que pasarán a ser alrededor de 31 millones cuando se sume una quinta semana de permiso retribuido. La diferencia la abonará la Seguridad Social, por lo que ya no tendría que salir de las arcas públicas vascas. El desembolso previsto por el Gobierno Vasco de 55,4 millones de euros podría verse reducido, por lo tanto, en esos seis millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos