Dos onzas de chocolate al día te ayudan a mantener una tripa plana

Dos onzas de chocolate al día te ayudan a mantener una tripa plana

No solo es bueno para levantar el ánimo. El chocolate, cuanto más negro mejor, es un poderoso antioxidante que oculta en su interior algo más que un delicioso sabor

MARÍA VÍLLORA

El chocolate es un antidepresivo muy potente que estimula la producción de serotonina (el neurotransmisor del bienestar y la felicidad) además de actuar como escudo frente a los radicales libres y el envejecimiento, entre otras virtudes. La única condición es que tiene que tener una concentración de, al menos, el 70% de cacao puro para que todos sus antioxidantes sean eficaces.

Uno de los secretos del chocolate, que hará que lo desees con mayor intensidad, es que algunos de sus ingredientes se transforman en compuestos que alisan la tripa hinchada. Es decir, que si tomas un par de onzas de chocolate puro, al día, estarás favoreciendo la ansiada meta de tener un vientre plano.

Su secreto es la teobromina

El cacao contiene esta sustancia que es un alcaloide similar a la cafeína pero más suave. Siendo, por tanto, de una acción más prolongada que la cafeína aunque con un efecto estimulante menor. Pero no importa, porque ese efecto es suficiente para relajar los vasos sanguíneos y los músculos lisos que mejoran la digestión y el movimiento intestinal. De ahí que rebaje la inflamación del vientre.

Queda claro que el chocolate, con más del 70 % de cacao, es un buen aliado de la belleza y la salud y unido a una rutina de ejercicios, se convierte en un reductor con acciones similares a la cafeína. La diferencia es que la teobromina produce sensación de bienestar y no es adictiva y además sus efectos son más duraderos en el cuerpo que los de la cafeína.