Ofrece un título nobiliario, un castillo y su fortuna a la mujer que cumpla estos requisitos

Sir Benjamin Slade, en Good Morning Britain. /
Sir Benjamin Slade, en Good Morning Britain.

Tener entre 30 y 40 años, licencia de armas y saber pilotar un helicóptero están entre las cualidades que busca el noble inglés

JOSEBA VÁZQUEZ

Sir Benjamin Slade, barón descendiente de la realeza británica, se ha sumado a la lista de multimillonarios que en algún momento han anunciado de forma pública su disposición a invertir parte de la hacienda que disfrutan en conseguir lo que la vida les ha negado. En el caso de este inglés de 72 años la gran carencia es un heredero que mantenga en el futuro el patrimonio familiar, por lo que su anhelo vital se centra ahora en procurarse uno. ¡Mi reino por un hijo! Poco menos que de esta manera lo ha anunciado en el programa matinal 'Good Morning Britain' que emite el canal comercial ITV. Y para tal fin, el hombre necesita una mujer capaz de proporcionarle el deseado vástago.

Pero a Slade no le vale cualquiera. «Tengo muchas novias fabulosas, pero tienen más de 50 años y no quieren o no pueden tener más hijos», afirmó en el programa televisivo. Estas, por tanto, quedan descartadas como candidatas. Así las cosas, la particular Eva del aristócrata debe reunir una serie de requisitos indispensables que él mismo se encargó de enumerar ante la audiencia: no podrá medir más de 1,65 metros, debe tener entre 30 y 40 años, ser fértil por supuesto, tener licencia para usar armas y «estar preparada para vivir en un castillo». ¡Ah! «si además sabe pilotar helicópteros y montar a caballo y dispone de un trabajo como jefa ejecutiva, mucho mejor».

Destinos exóticos

Se trata de unas condiciones tan selectivas como caprichosas, pero el barón se siente legitimado para plantearlas desde el momento en que ofrece a la afortunada que las cumpla nada menos que un millón de euros anuales, a modo de sueldo, y una permanente vida de lujos. «Quiero llevarla a destinos exóticos, a probar deliciosas comidas y a disfrutar de magníficas vacaciones secretas», se pavoneó. «Este es mi discurso para venderme. Todo lo que quiero es romance y te daré mi tarjeta de crédito para que puedas comprar hasta que te caigas», prometió a su imaginaria futura esposa.

Los datos financieros que se le conocen a sir Benjamin Slade le permiten realizar una oferta tan opulenta y extravagante. Descendiente del rey Carlos II de Inglaterra, Escocia e Irlanda, así como de Enrique I y Jorge IV, el millonario pretendiente heredó su título nobiliario a la edad de 15 años, cuando su padre, sir Michael Nial Slade, propietario de una próspera cervecería, murió de un ataque al corazón. Con 25 años fundó Shirlstar Container Transport Limited, base de un exitoso negocio internacional de transporte en contenedores. A finales de los ochenta vendió la compañía.

Desde poco antes de eso, Benjamin Julian Alfred Slade, como es su nombre completo, instaló su residencia en Maunsel House, un palacete del siglo XIV situado en el condado de Somerset, al suroeste de Inglaterra, en el que la familia Slade vive desde el año 1772. En la actualidad, el aspirante a padre septuagenario alquila algunas de las esplendorosas dependencias de la mansión para bodas y celebraciones. Su fortuna está calculada en 23 millones de euros.

Slade estuvo casado durante doce años. Tras su divorcio, ha mantenido varias relaciones prolongadas, una de ellas a finales de los noventa con la actriz Kirsten Hughes, que le acabó dejando por uno de sus empleados en Maunsel House.

150 armas de fuego

No cabe duda de que el barón sabe venderse a sí mismo. Ya lo dice en su cuenta de Twitter, donde se presenta como «empresario de derechas y notable autopublicista». En el Reino Unido es conocido su carácter excéntrico, mostrado en diversos episodios. Un botón: en 2004, en el transcurso de un programa de animales de compañía se supo que su perro 'Jasper' viajaba en limusina y contaba con sus propios abogados. «Es que es un perro maravilloso, pero también muy rico», justificó Slade.

Y otro más: hace cinco años difundió una imagen suya con una ametralladora de tambor asegurando que un gran felino había sido visto en su propiedad, por lo que solicitaba la ayuda de cazadores para localizar al peligroso animal. Otro efecto publicitario para conseguir visitantes. Lo que atrajo, sin embargo, fue a tres agentes de la Policia que se presentaron en Maunsel House exigiéndole inspeccionar las 150 armas de fuego que guarda en la mansión. Era la cuarta ocasión en que esto sucedía. Son piezas de colección, incluidos mosquetes de 400 años de antigüedad, trabucos, una escopeta Churchill de doce cañones y un rifle de asalto AK47.Con estos precedentes, ya han surgido voces que otorgan escaso crédito al último anuncio de Slade. Aunque lo cierto es que el barón guarda una muestra de su esperma en un tubo de ensayo en el Hospital Saint Thomas de Londres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos