Observan por primera vez un pez que aguanta la respiración bajo el agua

Observan por primera vez un pez que aguanta la respiración bajo el agua

Hasta cuatro minutos pueden pasar sin respirar estos extraños especímenes de los fondos marinos

DV

Los seres humanos contienen la respiración cuando se zambullen en el agua. No nos queda otro remedio. Pero hay un grupo de extraños peces con aspecto de blandiblú rojo que, no se sabe bien por qué, también son capaces de privarse del oxígeno en los fondos marinos. ¡Pasan hasta cuatro minutos sin respirar!

Los Chaunacidae (pez ataúd) habitan el fondo de los océanos de todo el mundo. Allí permanecen casi sin moverse, un comportamiento que les ha dado fama de perezosos. Los peces necesitan oxígeno para sobrevivir. Para respirar, la mayoría se lleva agua que contiene oxígeno a la boca y la bombea a través de sus cámaras branquiales antes de expulsarla por sus aberturas branquiales. Ahora, por primera vez, los científicos han visto a estos peces tan especiales «contener» la respiración. Las imágenes han sido proporcionadas por las cámaras de una expedición de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica en los océanos Atlántico y Pacífico.

Los vídeos, según relata la web de la revista «Science», muestran ocho peces ataúdes de aguas profundas que contienen grandes cantidades de agua en sus cámaras branquiales sin ningún signo de inhalación o exhalación. Cuando finalmente liberan el agua minutos más tarde, sus cuerpos se desinflan entre un 20% y un 30%. Según explican los investigadores en «Journal of Fish Biology», son las enormes cámaras branquiales las que permiten a estos peces almacenar grandes volúmenes de agua durante ese tiempo.

La gran pregunta es para qué diantres iba un pez a aguantar la respiración bajo el agua. Los investigadores creen que este comportamiento puede ayudar a que el animal gaste menos energía. Además, inflarse como un globo hasta conseguir un gran tamaño puede servir como una advertencia para los posibles depredadores. Y todo eso tranquilamente, sin mover una «aleta».