Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Objetivo: ninguna vivienda vacía

Objetivo: ninguna vivienda vacía

El Gobierno Vasco prepara, al mismo tiempo, incentivos fiscales y sanciones para 'convencer' a los propietarios de que alquilen sus pisos vacíos. En el parque público, 98 VPO permanecen aún sin dueño

Amaia Chico
AMAIA CHICO

Objetivo: ninguna vivienda vacía. O al menos, ninguna vivienda vacía sin causa justificada. Ese es el reto que se ha marcado el Gobierno Vasco para coadyuvar en otro desafío ahora imposible de cumplir: asignar una vivienda social de alquiler a las más de 3.000 familias que tienen reconocido por ley el derecho a habitar una morada digna. El departamento, con la Ley de Vivienda en una mano y el respaldo otorgado por la última sentencia del Tribunal Constitucional en la otra, está inmerso en una campaña para movilizar el máximo número de pisos para el alquiler. Y lo está haciendo con dos frentes a primera vista antagónicos, y ya se verá, si igual de efectivos. Por un lado, el que recoge la Ley de 2015. La posibilidad de imponer sanciones a los propietarios que persistan en su derecho de mantener cerrada a cal y canto su casa, y no cooperar en la «función social» que la Ley de 2015 adjudica a este preciado bien. Y por otro, la propuesta fiscal que el Departamento de Iñaki Arriola presentará a final de año a las Haciendas vascas para premiar a quienes no se excedan en los precios del alquiler, el otro caballo de batalla. Una intervención de la Administración pública en el mercado que discurre en paralelo a la construcción de VPO, que se reanima tras la crisis, aunque también en ese mercado protegido se mantenga un pequeño stock de inmuebles deshabitados que aún no han encontrado comprador.

 

Fotos