La mujer que vivía en un trastero con su hijo se traslada a un hotel

Rosario Planas muestra el interior del trastero, de apenas cinco metros cuadrados, en el que guarda todas sus pertenencias. / Efe

Al enterarse la propietaria del trastero de que dormía en él, le «amenazó diciendo que sacara todos los trastos o llamaría a la policía»

EFEValencia

La mujer que durante casi dos meses y medio ha vivido en un trastero en Valencia junto a su hijo, que sufre una discapacidad mental, ha pasado la noche en un hotel, donde podrá estar de forma gratuita durante al menos quince días.

Así lo ha confirmado Rosario Planas, de 66 años, quien ha tenido que dejar el trastero donde se instaló el pasado mes de octubre con su hijo de 33 años y una discapacidad del 65 % tras ser advertida por su dueña de que si no lo hacía avisaría a la policía.

El diario Levante-EMV avanzó este lunes la situación de esta mujer, que tras dejar de trabajar después de romperse el tobillo tuvo que abandonar la vivienda donde pagaba un alquiler de 370 euros al ser vendida por su propietaria.

Rosario ha explicado que al enterarse la propietaria del trastero de que dormía en él con su hijo, le «amenazó diciendo que sacara todos los trastos o que llamaría a la policía».

«Yo le pedí una orden de desalojo porque tengo el recibo de que el trastero está pagado este mes», ha añadido.

Al tener que pasar la noche en otro lugar, la Coordinadora Solidaria de Estibadores del Puerto se ofreció a ayudarles y aunque en principio le llevó a otro hostal para pasar la noche, finalmente fue el hotel Casual Valencia de las Civilizaciones el que ha ofrecido a Rosario y su hijo una habitación gratuita durante dos semanas.

Esto será una «solución provisional», según Rosario, quien confía en que pueda acceder a un piso con un bajo alquiler que le permita vivir con su familia.

Solución a largo plazo

Este martes tiene que acudir al Ayuntamiento para recoger un informe y recibir una ayuda de emergencia de 500 euros, aunque espera una «solución a largo plazo».

Rosario, que se separó a los 29 años, vivía con sus cuatro hijos, y ahora tres de ellos han ido a vivir con amigos y con ella se ha quedado el hijo que sufre una discapacidad mental y que todos los días acude al Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial a Personas con Trastorno Mental Grave (Creap).

Más información

 

Fotos

Vídeos