Muere un joven de 23 años en Bermeo al arder la cocina de su vivienda de madrugada

El trágico suceso ha tenido lugar en la avenida Askatasun/LUIS CALABOR
El trágico suceso ha tenido lugar en la avenida Askatasun / LUIS CALABOR

La víctima acababa de llegar y preparaba algo para comer. Una mujer de 34 años embarazada también ha sido atendida por inhalación de humo y el edificio ha sido desalojado

JULEN ENSUNZA

La desgracia se ha cebado la madrugada con la nutrida colonia boliviana residente en Bermeo. Luis Gabriel Rivera Yepez, de 23 años y residente en la villa marinera desde hace 8, ha perdido la vida por inhalación de humos al incendiarse la cocina de su vivienda, situada en el primer piso del número 12 de la calle Askatasun Bidea, donde vivía con su madre. Un fatal accidente doméstico que ha dejado conmocionada a una localidad a la que los incendios traen de cabeza desde que en 2013 ardieron un buen numero de edificios en el casco viejo.

El fuego se ha desatado alrededor de las cinco de la madrugada. Al parecer, el fallecido, que se encontraba solo en esos momentos, se disponía a preparar algo para comer, y las llamas se han extendido a la campana extractora generando una gran humareda. 'Chichi', como le conocían todos sus amigos, acababa de llegar a casa hacía unos minutos, tras pasar un rato con la cuadrilla en la localidad. «Se encontró con mi pareja en el ascensor sobre las cuatro de la mañana y le gustaba comer algo antes de acostarse. Lo sé porque era amigo de mi hijo y alguna vez que había estado en mi casa también lo había hecho», relata Begoña, una de las vecinas del inmueble, que tuvo que ser desalojado durante horas.

Los residentes, alrededor de una treintena, han podido volver a sus hogares sobre las nueve de la mañana una vez ventilados todos los pisos, «aunque el olor tardará todavía mucho tiempo en desaparecer», han destacado los afectados. La densa humareda que ha salido por el patio interior -al que da la cocina- y el fuerte «tufo a quemado» ha hecho saltar las alarmas en la comunidad, cuando la mayoría de los residentes todavía dormían.

«Una vecina empezó a tocar el timbre casa por casa para que saliéramos porque había fuego y bajamos con lo puesto -apuntaban las mismas fuentes-. Cuando estábamos ya fuera, empezamos a contar y nos dimos cuenta de que faltaba 'Chichi'». Ertzaintza, Policía Municipal, Protección Civil y varias dotaciones de bomberos han acudido al lugar y, una vez que han conseguido acceder a la vivienda, se han encontrado con el joven tendido en el suelo de una de las habitaciones, «la más alejada de la cocina», ha apuntado uno de los participantes en el operativo.

Rápidamente han sacado a Luis Gabriel a una zona segura y sin humo para intentar reanimarle, pero todos sus esfuerzos han resultado infructuosos. No han podido hacer nada por salvar su vida. Una mujer embarazada de 34 años, residente en el cuarto piso del inmueble, también ha tenido que ser atendida por intoxicación debido al humo.

«El último mensaje»

«Lo que son las cosas, me mandó un mensaje a las 4.29 de la mañana y un minuto después su WhatsApp dejó de estar operativo. Igual era el último mensaje que envió», comenta Paola en un corrillo de compañeros que acudió a la calle Askatasun Bidea tras enterarse de la fatal noticia para acompañar a sus allegados en el duro trance. La madre, que al enterarse de la noticia ha acudido rápidamente al lugar, «está en shock y ha necesitado asistencia médica, no asimila lo sucedido», ha asegurado un tío de la víctima por la tarde.

«Había encontrado trabajo de albañil y estaba contento»

Luis Gabriel «era un chico feliz» porque había encontrado trabajo. Después de estudiar mecánica, «a comienzos de año se había empleado como albañil en la construcción. Tenía toda la vida por delante y es una desgracia tremenda», lamentaba una vecina que reside en el mismo edificio donde se desencadenó la tragedia. «Era un chaval encantador. Siempre con una sonrisa en la cara y dispuesto a ayudar a todo el mundo», destacó.

Sus allegados han formado corrillos por la mañana a las puertas del edificio. «Por muy triste que estuvieras, siempre conseguía arrancarte una sonrisa. No me puedo creer que nuestro 'Chichito' no vaya a estar más», ha recordado una amiga entre lágrimas.

Con ella, dos de los mejores compañeros de Luis Gabriel, que han desvelado la gran afición del joven por el fútbol, en particularpor el Real Madrid. En su perfil de Facebook hay abundantes referencias al equipo blanco y a su exjugador Cristiano Ronaldo.

La juez ha ordenado el levantamiento del cadáver alrededor de las 10.30 horas para su traslado al Anatómico Forense de Bilbao, donde se le realizará la autopsia para determinar las causas del fallecimiento. La familia -la víctima era natural de Santa Cruz de la Sierra- no ha decidido aún si repatriará el cadáver, «ya que su hermano y abuelos están en Bolivia y tenemos que pensarlo», han apuntado. De hecho, Luis Gabriel había vuelto a su país «hace un par de años para estar un tiempo con ellos, ya que su hermano mayor, de 25 años, estudia allí», han añadido las mismas fuentes.

El Ayuntamiento de Bermeo ha lamentado «profundamente» la muerte de su vecino y ha mostrado su solidaridad y condolencias a la familia a través de la alcaldesa Idurre Bideguren «en estos momentos tan duros».