Los mozos protestan por la velocidad de los cabestros: «Es un clamor que el encierro actual está totalmente adulterado»

Los mozos protestan por la velocidad de los cabestros: «Es un clamor que el encierro actual está totalmente adulterado»

Denuncian a través de un comunicado que lo vivido estos últimos años «nos resulta una farsa y un engaño». «Ha perdido todo atisbo de emoción», lamentan

SONIA ARRIETA

Carreras cada vez más rápidas, bueyes que arropan a los toros y menos resbalones por el antideslizante del suelo. Los sanfermines de hoy en día poco tienen que ver con lo que eran antes. Precisamente por eso un grupo de corredores ha protestado por la velocidad que están marcando los cabestros en los encierros y piden«sentadas de tres minutos» antes de cada encierro.

A través de un comunicado, los corredores del encierro han reclamado la vuelta a la carrera de toda la vida y acabar con esta «clara desnaturalización» de la fiesta. Se quejan de que los bueyes, que llegan entrenados a los encierros, lideran la manada prácticamente de principio a fin de la carrera con su fuerte ritmo y llevan demasiado arropados a los toros, lo que dificulta que los mozos puedan correr delante de las astas.

Después de que en los cuatro primeros encierros ésta haya sido la tónica general de las carreras, algunos mozos, especialmente en Estafeta y Mercaderes, han decidido sentarse este jueves en el suelo al finalizar el segundo cántico a San Fermín, antes de la carrera .

El comunicado coincide con las declaraciones de algunos de los corredores que esta mañana se quejaba «Exponemos la queja unánime que existe entre los corredores y los seguidores de los encierros de San Fermín porque si no dejará de tener interés, será un mero trámite y no el acto central de cada día. Si no hacemos nada, este será el encierro que dejaremos a nuestros hijos y poco a poco desaparecerá. Tenemos algo único, defendámoslo», prosiguen el comunicado.

Se da la circunstancia además de que, con el antideslizante que desde hace años se aplica en una parte del recorrido del encierro, los toros ya apenas resbalan en la curva de Mercaderes, lo que facilita que la manada se mantenga unida.

En el encierro protagonizado este jueves por los toros de Victoriano del Río, los cabestros han vuelto a liderar la carrera y han llevado muy arropados a los toros. No obstante, al final de la Estafeta, la manada ha quedado dividida en tres partes, con dos toros y cabestros por delante, dos toros en la parte central y otros dos toros cerrando la carrera. El encierro ha vuelto a ser veloz y ha dejado un herido por asta en un brazo, además de cinco trasladados por contusiones.

Noticias relaciondas