La ministra de Turismo pone de ejemplo el modelo vasco por «integrador»

La ministra de Turismo pone de ejemplo el modelo vasco por «integrador»

El lehendakari, por su parte, marca como desafíos la formación del sector, la innovación y la actualización a nivel tecnológico

X. GARMENDIABILBAO.

El modelo turístico vasco es una referencia para el resto de España. Y no lo dice cualquiera, sino la máxima responsable política del sector. La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, se deshizo ayer en halagos a la fórmula de Euskadi. «Es un territorio y una sociedad plural donde lo distinto se integra. Los elementos singulares como la cultura y el euskera conviven en armonía con elementos universales facilitando la acogida de los visitantes», destacó durante la inauguración de unas jornadas sobre la competitividad turística en Bilbao.

Maroto justificó así los últimos reconocimientos que los agentes turísticos han otorgado al modelo vasco. Por ejemplo, la asociación Exceltur elevó a Euskadi a la primera plaza de la clasificación de las comunidades autónomas más competitivas. En cualquier caso, la integrante del Ejecutivo de Pedro Sánchez advirtió del riesgo de ser «complacientes» y abogó por «adaptarse a las tendencias» de un sector cambiante.

En concreto, quiso poner el foco sobre la cuestión de la sostenibilidad, que abarca las vertientes económica, social y medioambiental. «Ya es hora de dejar de medir el éxito exclusivamente por el aumento en el número de turistas. Hay que partir de la idea de que sin sostenibilidad, no habrá turismo en el futuro», aseguró. Problemas como la pérdida de identidad, la saturación de visitantes, la contaminación ambiental y la distribución desigual de los beneficios son algunos de los retos que se están discutiendo en la elaboración de la estrategia nacional hasta 2030.

Por su parte, el lehendakari, Iñigo Urkullu, incidió en que los desafíos pasan por «fortalecer la profesionalización, la formación, la innovación y la actualización tecnológica». El año pasado Euskadi recibió casi 3,7 millones de visitantes y el sector ya supone el 6,1% del PIB con cerca de 100.000 empleos.