Los médicos que desvelaron la filtración se niegan a declarar ante Osakidetza

Opositores en las pruebas de celador de la OPE de Osakideza, en Barakaldo./MANU CECILIO
Opositores en las pruebas de celador de la OPE de Osakideza, en Barakaldo. / MANU CECILIO

Prefieren declarar ante la Fiscalía, en la que «confían más» a la hora de investigar lo ocurrido y depurar las supuestas responsabilidades

DAVID S. OLABARRISAN SEBASTIÁN.

Los médicos que denunciaron la filtración de exámenes en la Oferta Pública de Empleo (OPE) de Osakidetza -concretamente en el área de Anestesia y Reanimación- rechazaron ayer declarar en el marco de la investigación interna del Servicio Vasco de Salud, que decidió abrir las pesquisas como consecuencia de las numerosas denuncias de fraude que han rodeado a un proceso selectivo en el que han participado miles de personas. Según ha podido saber este periódico, los facultativos rehusaron realizar declaraciones al instructor y al secretario del expediente informativo argumentando que existe una investigación judicial abierta por la Fiscalía del País Vasco, que decidió analizar el supuesto escándalo después de analizar las denuncias de los sindicatos.

De hecho, es en la investigación del Ministerio Público donde los denunciantes tienen depositadas sus principales esperanzas de que se lleguen a «depurar responsabilidades». Según los abogados que les asesoran, el supuesto delito que podría llegar a enjuiciarse sería el de «revelación de secretos». Fuentes de ESK -el sindicato que, de la mano de los facultativos y de Podemos, 'adivinó' ante notario los nombres de los aspirantes que iban a sacar mejores resultados en una de las especialidades- reconocieron ayer que «confían más» en la Fiscalía que en Osakidetza a la hora de investigar lo ocurrido. Sobre todo -dicen-, porque la primera reacción de la consejería de Jon Darpón al conocerse lo ocurrido fue «negar la mayor». Y ahora -lamentan- han abierto un expediente informativo de «cocina interna» en el que, según sus sospechas, «no se busca para nada llegar hasta las últimas consecuencias». Por su parte, una portavoz autorizada del Departamento vasco de Salud rehusó ayer realizar comentarios respecto a las citaciones del personal sanitario con el argumento de que la «investigación todavía sigue abierta».

La cifra

4 especialidades han sido paralizadas de forma cautelar y están siendo investigadas por Osakidetza
Los sindicatos sospechan de muchas más.

«Hasta el final»

El expediente informativo del Servicio Vasco de Salud se centra, en concreto, en la OPE referente a cuatro especialidades, que han sido paralizadas de forma cautelar, aunque algunos sindicatos elevan sus sospechas a bastantes más disciplinas. Además de en la citada área de anestesia y reanimación, las pesquisas internas de Osakidetza se centran en angiología y cirugía vascular, en la que un médico escribió una carta antes de los exámenes confesando sus sospechas. También se ha abierto un expediente en cardiología, donde sorprendió el hecho de que los 22 aspirantes que lograron las 22 plazas convocadas obtuviesen calificaciones sobresalientes y el resto de aspirantes, en cambio, malas notas. Y, por último, el foco se ha puesto también en cirugía plástica, donde 19 aspirantes compitieron por 5 plazas. Curiosamente, solo hubo 6 aprobados. En total, la OPE se ha convocado para 86 categorías profesionales. De ellas, 63 son especialidades médicas.

En este contexto, desde ESK adelantaron ayer que la próxima semana tienen previsto realizar una ampliación de denuncia con nuevos datos ante la Fiscalía, que de momento no ha llamado a declarar a los denunciantes. Fuentes del sindicato insistieron en que les parece «positivo» que Osakidetza haya decidido abrir la investigación, marcada también por la presión política que están ejerciendo los grupos de la oposición. Pero recalcaron que no confían en que el Ejecutivo vasco quiera llegar «hasta el final» en este asunto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos