Marco Martínez, capitán del Aita Mari, protesta por las trabas a su buque