La OMS marca pautas a los niños: tres horas de ejercicio, una de TV y más de 10 de sueño

La OMS marca pautas a los niños: tres horas de ejercicio, una de TV y más de 10 de sueño

El objetivo es mejorar los niveles de mortalidad estableciendo rutinas saludables desde bien pequeños

S.F.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado las pautas diarias para los niños y niñas menores de cinco años, a los que marca tres horas diarias de ejercicio físico, un máximo de una hora de televisión u otras pantallas y un margen de entre 10 y 14 horas de sueño, a fin de prevenir estilos de vida sedentarios y reducir el sobrepeso u obesidad, tal y como ha recogido Servimedia.

Los menores de cinco años no estaban incluidos en las Recomendaciones Globales de Ejercicio Físico para la Salud elaboradas por la OMS en 2010, por lo que la entidad de Naciones Unidas añade ahora a este colectivo marcando una serie de pautas para mejorar los niveles de mortalidad estableciendo rutinas saludables desde bien pequeños.

A los bebés de menos de un año les marca un mínimo de 30 minutos de actividad física, nada de pantallas y entre 14 y 17 horas de sueño. Para los que tengan entre uno y dos años, la OMS establece 180 minutos de ejercicio, un máximo de una hora de televisión o pantallas y entre 11 y 14 horas de sueño.

En el caso de los más crecidos, con entre tres y cuatro años, la organización internacional recomienda tres horas de actividad física, de las que al menos una debe ser intensa, así como un máximo de una hora de pantallas y entre 10 y 13 horas para dormir.

«La infancia es un período de rápido desarrollo físico y cognitivo y el tiempo durante el cual los hábitos de los niños se van formando», explica la OMS en el documento publicado con las guías para la rutina de estos menores de cinco años.

La guía pretende llegar a los políticos responsables de áreas de salud para que desarrollen planes de actividad física en los más pequeños con el objetivo de reducir el sedentarismo, así como que dediquen suficiente tiempo al sueño.

Además de las guías, la OMS demanda un esfuerzo para impulsar estudios que focalicen en los niños y niñas con discapacidad, colectivo al que habría que adaptar estas pautas. Asimismo, pide analizar el impacto de las pantallas en los estilos de vida sedentarios de algunos niños.