Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Lluvia de dedos helados

Los espectaculares efectos de una tormenta de hielo a orilla del lago Ginebra, en Suiza./R. C.
Los espectaculares efectos de una tormenta de hielo a orilla del lago Ginebra, en Suiza. / R. C.

Las tormentas de hielo causan destrozos y accidentes: congelan todo lo que tocan. En España son un fenómeno raro, excepto en Sierra Nevada

INÉS GALLASTEGUI

Lluvia engelante, gota subenfriada, tormenta de hielo... son diferentes nombres para un fenómeno meteorológico relativamente raro en España pero de efectos devastadores: congela todo lo que toca. Cuando la nieve se derrite en su caída al entrar en una masa de aire más cálido y la temperatura cerca del suelo es baja, las gotas se solidifican al entrar en contacto con cualquier objeto que encuentren en su camino. Se forma entonces una capa de hielo durísimo e irregular que se adhiere y se acumula sobre tendidos eléctricos, carreteras y vehículos, alas de aviones o el propio paisaje, causando graves daños económicos y, a veces, accidentes mortales.

 

Fotos