Kristau Eskola se reunirá este mes con los sindicatos para acercar posturas

Miles de personas se manifestaron ayer en Bilbao para reclamar un nuevo convenio./MAIKA SALGUERO
Miles de personas se manifestaron ayer en Bilbao para reclamar un nuevo convenio. / MAIKA SALGUERO

Las centrales vascas aseguran que el seguimiento de la huelga de ayer en los centros de iniciativa social fue mayoritaria

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

La cuarta jornada de huelga de este año, y la segunda en lo que va de curso, en los centros vascos de iniciativa social, sirvió para que las partes implicadas mostraran sus posiciones ante el conflicto en el que están implicados algo menos de 9.000 trabajadores y que podría afectar hasta unos 120.000 alumnos. Para hoy está convocada una segunda jornada de paro.

Según los sindicatos, el paro para reclamar un nuevo convenio y la mejora de las condiciones laborales fue mayoritario en los centros de Kristau Eskola y AICE-EZEI, que aglutinan un 70% de la red concertada. Según los datos facilitados por ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT, más del 65% de los trabajadores secundó la llamada de las centrales y sus previsiones indican que hoy también habrá un importante seguimiento de la huelga. Del lado del patronal las cifras son muy diferentes: los huelguistas fueron 2.900, es decir alrededor de un 34%.

El director general de Kristau Eskola, Mikel Ormazabal, negó ayer que mantengan una postura inmovilista y reiteró que «tenemos voluntad de negociar, pero la solución tiene que venir de las tres partes -patronales, sindicatos y Departamento de Educación- porque dependemos de un modelo de concertación» del Gobierno Vasco.

También quiso aclarar que «la pelota no recae únicamente en Kristau Eskola, pero tampoco solo en el Gobierno Vasco por articular el modelo concertado, ni solo de los sindicatos. Estamos en una negociación en la que hay límites por todos los lados y en algún momento habrá que llegar a un consenso».

Recordó que la asociación que representa ha mantenido en los últimos meses negociaciones con el Ejecutivo vasco para tratar la posibilidad de una subida de la financiación a los centros concertados para poder hacer frente, al menos en parte, a las demandas de los sindicatos.

«Saben que estamos negociando con el Gobierno Vasco y queremos luego negociar con ellos», en referencia a los sindicatos, comentó el responsable de Kristau Eskola, al tiempo que indicó que en el caso de alcanzar un acuerdo, este no debe ir en contra de la vialidad y sostenibilidad de los centros de iniciativa social vascos.

Ormazabal señaló que a lo largo del mes de octubre mantendrán reuniones con los sindicatos con la esperanza de lograr un acercamiento de posturas para negociar un nuevo convenio que posibilite que las huelgas convocadas del 27 al 30 de noviembre no lleguen a celebrase.

Sin fecha

No tan optimistas se mostraban ayer los sindicatos, aunque, como apuntaba Miren Zubizarreta, responsable de Educación de ELA, central mayoritaria en los centros de iniciativa social, «hay que ser cautos».

Tras las palabras de Ormazabal negando el inmovilismo, Zubizarreta aseguraba a este periódico que las patronales no habían mantenido con ellos ninguna reunión desde hace muchos meses y que tampoco existía una fecha fijada para un posible encuentro: «Una llamada telefónica para decirnos que tenemos que hablar no se puede entender como un avance».

Dentro de la cautela, la portavoz de los sindicatos en este conflicto apuntaba que «estamos pendientes de ver qué movimientos hacen. Después del cuarto día de huelga, y visto el éxito que han tenido las movilizaciones, ya es hora de que haya una respuesta».

Respecto a la tercera parte involucrada, el Gobierno Vasco, los sindicatos se muestran más contundentes. «No vemos voluntad de tratar el tema y no hemos tenido ningún contacto. Por las declaraciones que han realizado en la prensa, parece que la problemática la derivan a un conflicto entre las patronales y sindicatos, como si no tuviera nada que ver con ellos», entiende Zubizarreta. También asegura que «evidentemente las responsables son las patronales», pero considera que «el Departamento de Educación también tiene su responsabilidad, desde el momento en que estamos hablando de centros concertados con parte de financiación pública. Es el Gobierno Vasco quien ha decidido mantener esta fórmula de una red pública con la mitad del alumnado y otra concertada con la otra mitad. No es un agente que no tiene nada que ver con este conflicto».

Desde el Departamento de Educación no se quiso realizar ninguna declaración ni pronunciarse sobre el tema. Únicamente recordaron que se mantienen reuniones continuas con todos los agentes educativos.

 

Fotos

Vídeos