Javier Korta: «Debemos ser beligerantes con las mal llamadas medicinas alternativas»

Javier Korta es el presidente de los pediatras vasco-navarros./USOZ
Javier Korta es el presidente de los pediatras vasco-navarros. / USOZ

«Llevo años en esta profesión y puedo decir que los padres tienen más información pero no tienen más formación», asegura

I. M.SAN SEBASTIÁN.

Más allá de defender el modelo actual de asistencia y el desarrollo de la enfermería pediátrica en todos los niveles asistenciales, el presidente de la Sociedad Vasco-Navarra de Pediatría considera que hay otros asuntos en los que deben dar pasos. Uno de ellos está relacionado con la edad de los pacientes, -«ha de reconocerse la asistencia pediátrica hasta los 18 años»-, y otro con la «la educación en salud». Además, «las mal llamadas medicinas alternativas» también han llegado a esta especialidad médica y Korta pide actuar ante esta corriente.

- ¿Exactamente a quién deben educar en salud?

- Llevo años en esta profesión y puedo decir que los padres tienen más información pero no tienen más formación. Y ese trabajo educativo en salud debemos hacerlo nosotros como servicio público que somos, sobre todo en atención primaria.

- Póngame un ejemplo.

- El mal uso de los servicios sanitarios es un clásico. Hay que evitar la sobreutilización de las urgencias con problemas banales, como puede ser un catarro simple o un poco de fiebre. Hay que esperar un poco antes de subir al hospital. Es nuestro deber intentar conseguir que las familias se corresponsabilicen con algunos aspectos de la salud, sin estar demandando inmediatamente soluciones. Esa labor educativa también nos corresponde.

- ¿Esa labor con los padres se extiende también a las medicinas alternativas?

- A las mal llamadas medicinas alternativas, sí. Que también han llegado a la pediatría. Tenemos una función y debemos ser beligerantes con ellas. Debemos lanzar ese mensaje. Hay voces que dicen, 'va, si quieres tómatelo, no pasa nada'. Pues sí pasa, sobre todo si se dejan de tomar las medicinas que recetamos. Hay algunos padres ideológicamente lejos de la línea sanitaria oficial y a veces ves casos muy preocupantes. Yo he visto casi morir a un niño asmático porque sus padres no le daban la medicación. Eso no puede ser. Y a nivel de vacunación estamos muy bien pero tampoco nos podemos relajar.

- ¿Todos los pediatras tienen claro este mensaje?

- Los pediatras, en general, son sensibles a la educación y a ejercer una medicina basada en pruebas, en la evidencia. Es lo que se enseña en el periodo formativo.

- Educación con los padres y ampliación de la edad pediátrica. ¿Por qué?

- La edad pediátrica finaliza a los 14 años y el niño pasa al médico de familia. La adolescencia es un periodo de transición hacia la edad adulta. Hasta ese momento los cuidados competen al pediatra y por ello pensamos que ha de reconocerse la asistencia pediátrica hasta el final de la adolescencia. Reivindicamos la adolescencia como un área pediátrica más. Sabemos que es algo difícil de hacer, y más con la escasez de pediatras que tenemos. Lo que proponemos hacer de forma más inmediata es atender al menos a los enfermos crónicos de hasta 16-18 años. Es algo que se hace oficiosamente. Pero hay que oficializarlo y regularlo.

- Explíquese.

- Hoy en día sí que atendemos hasta los 16-18 años a los pacientes de oncología pediatría. Y es razonable. Pero hay pacientes con enfermedades que también requieren tratamientos complejos, como en el caso de las enfermedades neuromusculares, asmáticos graves o pacientes endocrinos. Es bastante frecuente el caso de niños de 12-13 años con problemas de crecimiento. El pediatra les manda al endocrino pero a los 14 años tienen que acudir a un endocrino de adultos cuando todavía el periodo de crecimiento no se ha completado.

Más noticias

 

Fotos

Vídeos