El huracán que barrió a los ingleses

El huracán que barrió a los ingleses
Bernardo de Gálvez, general

Cuando el joven general de 31 años gobernaba Luisiana, creó un ejercito multinacional de 7.000 soldados, el Regimiento Fijo, que incluía a hispanos, indígenas y negros. Malagueño proveniente de una familia de destacados políticos -su tío José de Gálvez fue ministro de las Indias y su padre, Matías de Gálvez, gobernador de Nueva España-, canalizó el contrabando de ayuda militar y provisiones a través del río Mississippi a los frentes rebeldes del norte.

Cuando se declaró la guerra en 1779, Gálvez abrió un segundo frente en la contienda, en la costa del Golfo, con una campaña militar que golpeó sin descanso a los ingleses desde Manchac y Baton Rouge hasta el sitio de Pensacola y Bahamas. La campaña de Pensacola, narrada en el libro de Carmen Reparaz 'Yo Solo', está considerada una de las batallas navales más grandes y de ejecución más brillante de la historia. Tras dos intentos fallidos a causa de los huracanes del Caribe, Gálvez embarcó a la tercera hacia Pensacola con una armada de gran escala y, tras sitiar el fuerte, se lanzó solo al ataque seguido del resto de la flota.

Gálvez recuperó Florida para España y ayudó a alumbrar el borrador con los términos del tratado que puso fin a la guerra. El Congreso americano le otorgó una mención especial por su ayuda a la independencia. Pasó también a la Historia como el primer urbanista de Nueva Orleans, una ciudad marcada por los patios, los balcones de geranios y los azulejos con los nombres de las calles en español. Los tejanos cuentan orgullosos que la primera itinerancia de ganado se hizo para alimentar las tropas de Bernardo de Gálvez y provenía de los ranchos de Texas de población hispana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos