En pie de guerra por las osas

Los ganaderos franceses se concentraron en protesta por la reintroducción de los osos./GAIZKA IROZ
Los ganaderos franceses se concentraron en protesta por la reintroducción de los osos. / GAIZKA IROZ

Ganaderos franceses y navarros, contrarios a la suelta de dos ejemplares

J. PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

El programa de reintroducción de osos en el Bearn francés, en plena cordillera pirenaica, ha encendido los ánimos a ambos lados de la cadena montañosa. Ganaderos galos y navarros no ocultan su preocupación por la suelta de dos nuevos ejemplares hembras, que consideran una amenaza para las cabezas de ganado que pastan en las altas praderas. El Gobierno de Navarra, incluso, mostró ayer su malestar por esta iniciativa del Ejecutivo francés, que ni siquiera le ha facilitado información cuando puede tener una repercusión directa sobre la comunidad foral.

En el valle d'Aspe, los ganaderos están en pie de guerra e impidieron el paso del vehículo que trasladaba las osas hasta los puntos de suelta. La protesta, sin embargo, no de desanimó a los responsables del programa naturalista que, no solo no se echaron atrás, sino que a primera hora de ayer pusieron en libertad a uno de los ejemplares.

Los técnicos al frente del operativo decidieron trasladar al plantígrado en helicóptero. Se espera, además, que en las próximas horas, se proceda a la suelta de la segunda osa. Ambas fueron capturadas en Eslovenia para su reintroducción en el Pirineo. Un equipo especializado se desplazó a los bosques de este país, donde capturaron los dos ejemplares hembra.

Pese a las protestas que han tenido lugar en suelo francés, la directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Navarra, Eva García, afirma que Francia les ha hecho saber que la decisión es irrevocable y la justifica dentro de la estrategia para la conservación de la biodiversidad del Gobierno galo. Pese a que hasta el momento actual Francia no había informado de sus planes a Navarra, «el responsable francés se ha comprometido a enviar al Ejecutivo foral información detallada sobre el plan de reintroducción del oso» y ha mostrado también su «disposición a mantener una reunión bilateral», según precisa la directora en un comunicado.

Eva García opina que esta falta de comunicación ha impedido disponer del tiempo y los recursos necesarios para la prevención y resolución de los problemas que puede generar «una reintroducción no voluntaria de esta especie en Navarra». En este sentido, recuerda que el Pirineo navarro «es un territorio afectado por la despoblación, con núcleos de población pequeños en cuya economía tiene especial importancia la ganadería extensiva». Por ello, ha trasladado al representante francés su apuesta por mantener y enriquecer la biodiversidad, si bien ha matizado que «para ello, necesitamos población en el medio rural que con actividades importantes como la ganadería practicada de modo extensivo ayudan a mantenerla. Nuestra ambición es ligar naturaleza y desarrollo rural y la precipitación no nos ayuda».

Incursiones a Navarra

El Gobierno de Navarra teme que las osas puedan aparecer en tierras navarras y provocar daños al ganado. Cree que lo adecuado habría sido que el tema se hubiera abordado antes para tener en cuenta las afecciones, especialmente en el valle de Roncal, el más próximo a Bearn, y donde «la ganadería extensiva es clave para el medioambiente y el desarrollo».

La organización agraria EHNE también ha transmitido su preocupación por la decisión de Francia. Los pastores de los valles pirenaicos recuerdan «los graves problemas» derivados de los ataques a sus rebaños que sufrieron entre los años 1998 y 2010, coincidiendo con la estancia en este área del oso 'Camille'.

Vecinos del valle d'Aspe impidieron el paso del vehículo que transportaba a los animales

La población de plantígrados ha ido creciendo en el Pirineo, donde hay 43 ejemplares

En el Pirineo central hay censados 43 osos. La población ha ido creciendo como consecuencia de las cuatro reintroducciones de individuos eslovenos que se llevaron a cabo los años 1996, 1997, 2006 y 2016. A ellos, se suman dos adultos machos en el Pirineo occidental. Se trata de 'Nere' y su hijo 'Cannelito'. Ambos tienen su osera en el lado francés y tras la muerte de 'Camille', que se dejaba ver con relativa frecuente en el valle de Roncal, se han detectado también incursiones de 'Nere' en territorio navarro, sobre todo durante el verano.

EHNE señala que la prioridad es «defender el uso ganadero de esas zonas, pues entendemos que el sector primario activo en el Pirineo es el valedor fundamental para el mantenimiento poblacional y medioambiental de la región».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos