El Gobierno Vasco rectifica y suspende la limitación de 12 conciertos al año en pequeños bares

El Gobierno Vasco rectifica y suspende la limitación de 12 conciertos al año en pequeños bares

La iniciativa, que iba a entrar en vigor en abril, había sido criticada por músicos y hosteleros

EL DIARIO VASCO

El Gobierno Vasco ha decidido eliminar la limitación de doce conciertos al año en bares y locales de pequeño aforo que establecía el nuevo reglamento de espectáculos y actividades recreativas y ha abierto un plazo de alegaciones para «recabar la opinión de todas las partes afectadas».

Esta limitación, que iba a entrar en vigor en abril, había sido criticada por músicos y hosteleros y la semana pasada el Parlamento Vasco aprobó una proposición no de ley para pedir al Ejecutivo que dejara sin efecto la prohibición de organizar más de doce conciertos en establecimientos hosteleros que no disponen de licencia.

La iniciativa contó con el apoyo de toda la oposición (EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP) y con la abstención de los grupos que apoyan al Gobierno vasco (PNV y PSE).

El Departamento de Seguridad ha informado este viernes de que la consejera Estefanía Beltrán de Heredia ha ordenado iniciar una modificación puntual del citado decreto -que desarrolla la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas- «en cumplimiento de la proposición no de ley» aprobada en la Cámara autonómica.

Por el trámite de urgencia

El Ejecutivo, que tramitará esta modificación por el trámite de urgencia, eliminará la referencia al número de celebraciones que cada año pueden organizar los establecimientos hosteleros y abrirá un plazo de presentación de alegaciones.

La decisión se ha adoptado tras los contactos que el Gobierno vasco ha mantenido con la Asociación de Municipios Vascos (Eudel), que fue la institución de la que partió la propuesta de limitar este tipo de actuaciones, ha informado el Departamento de Seguridad.

El Departamento de Seguridad ha señalado además que este reglamento busca contribuir a que los espectáculos públicos y las actividades recreativas se desarrollen con seguridad para los asistentes y para terceros, de manera se favorezca «la convivencia pacífica entre el derecho al ocio y el resto de derechos que asiste a la ciudadanía».