El Gobierno Vasco da un paso atrás en la implantación de la tasa turística

El Gobierno Vasco da un paso atrás en la implantación de la tasa turística

La consejera Pérez rechaza implantar gravámenes o cupos de visitantes en algunos destinos de Euskadi

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

La consejera vasca de Turismo, Sonia Pérez, descarta que «hoy por hoy haya que contemplar medidas como la tasa turística», por lo que se desmarca de un debate que su departamento había apoyado hasta la fecha. La última noticia sobre una posible implantación de un gravamen a los turistas que durmieran en Euskadi era que una vez conformados los gobiernos municipales tras las elecciones, el Ejecutivo iba a retomar las conversaciones con los ayuntamientos de las tres capitales vascas y Eudel. En ese sentido se manifestó Pérez la pasada semana durante la comisión celebrada en el Parlamento Vasco, por lo que aquellas declaraciones permitieron intuir que la nueva consejera de Turismo continuaría por el mismo camino que su antecesor, el también socialista Alfredo Retortillo. Es decir, abriendo la posibilidad a que cada localidad decidiera si implantaba el impuesto, que una parte de lo recaudado se lo quedara el municipio en cuestión y el resto fuera recaudado por el propio departamento para la promoción turística de Euskadi, un planteamiento que suscitó cierta disconformidad, sobre todo por el quién lo recauda y a qué se destina.

Pero, y al margen de lo que ya hubiera sobre la mesa, ayer, en una entrevista en Radio Euskadi, la consejera rechazó implantar una tasa turística o cupos de visitantes en algunos destinos de Euskadi. La actual responsable del Departamento justificó su postura argumentando que «no hay que ver al turista como alguien que viene a ensuciar». «Esa no es una visión ajustada a la realidad porque el turismo proporciona riqueza y hay que verlo como algo positivo».

De este modo, remarcó que la estrategia del Ejecutivo en turismo es alcanzar unas metas que «no deben ser cuantitativas porque el objetivo debe ser conseguir un turismo responsable y respetuoso con el entorno, que valore y disfrute nuestra cultura, conozca sus derechos y tenga un buen trato con los trabajadores del sector».

Apertura en festivos

La tasa turística no fue el único asunto por el que se pronunció ayer la consejera. En cuanto a la apertura libre en festivos, Sonia Pérez afirmó que el Gobierno Vasco está trabajando directamente con el sector y que han acordado la necesidad de contar con «un buen diagnóstico de la situación y de conocer muy bien el marco jurídico actual, también el europeo, así como la doctrina jurisprudencial y la legislación comparada con el resto de comunidades, y la negociación colectiva».

Una vez consensuado ese diagnóstico, «ya se podrá hacer una propuesta de las principales líneas de por dónde debería ir la regulación de apertura en festivos» pero subrayó que debe de ser el propio comerciante el que tiene que ver si le interesa abrir, «porque las instituciones no somos quienes tenemos que decidir si lo tienen que hacer o no, solo debemos crear el ecosistema y las condiciones necesarias para que ellos vean si es una oportunidad o no abrir un festivo».

En ese punto, la consejera remarcó que es el comerciante el que «debe ver al turista como una oportunidad de negocio, y si lo ve, será interesante abrir. Pero eso lo tienen que valorar ellos». En lo que respecta a la regulación, Pérez señaló que el departamento trabajará las medidas «con todo el sector», por ser una cuestión que afecta tanto al minorista como al de gran superficie.

Preguntada por la subida de precios que se suele producir en los lugares donde tienen lugar eventos de masas como la Eurocopa o la Final Four, la consejera de Turismo recordó que el Gobierno no tiene competencia en ese aspecto, «que es algo que pertenece al sector privado y a la ley de la oferta y la demanda». Por ese motivo, hizo hincapié en que «solo se pueden hacer recomendaciones» y apuntó que el problema en estos casos es que «se corre el riesgo de ver el turismo como algo negativo», manifestó.