El Gobierno cierra la vía del asilo para los menores a bordo del 'Open Arms'

Varios rescatados conversan en la cubierta del 'Open Arms'. / DV
Varios rescatados conversan en la cubierta del 'Open Arms'. / DV

La ONU exige una solución inmediata para los migrantes, que hoy afrontan un temporal con olas de más de dos metros

A. A.MADRID.

La situación de los 31 menores que aguardan un puerto seguro a bordo del 'Open Arms' ha abierto un nuevo frente entre la ONG y el Gobierno socialista. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, rechazó ayer que el capitán del barco tenga potestad para solicitar a la embajada en Malta que tramite una solicitud de asilo para los niños, tal y como hizo el lunes. Según el número tres del PSOE, con esta petición la ONG busca «seguir manteniendo la cuestión viva». «El capitán no tiene esa capacidad jurídica», zanjó Ábalos.

Pero es una explicación que no admite la organización de rescate. «No tratamos de mantener viva la cuestión. Tratamos de mantener vivas a las 507 personas que hoy están sufriendo un secuestro en medio del mar», respondió el fundador de la ONG, Òscar Camps, en referencia a los 151 migrantes rescatados por el 'Open Arms', y los 356 que esperan también puerto a bordo del 'Ocean Viking', nave de bandera noruega y fletada por SOS Méditerranée y Médicos sin Fronteras.

A bordo, la situación de los rescatados va a peor tras doce días en alta mar. A los problemas físicos y psicológicos de los migrantes se sumará hoy un temporal que dará lugar a olas de más de dos metros. A pesar de estas circunstancias, el 'Open Arms' permanece a la espera en las inmediaciones de la isla italiana de Lampedusa. Los responsables del barco solicitaron ayer a las autoridades del país transalpino y a Malta la evacuación de un bebé y su familia -cuatro personas en total- a causa de los problemas respiratorios que padece el pequeño. Por la tarde recibieron el permiso para evacuarles.

Italia y Malta autorizan la evacuación de un bebé y su familia por problemas médicos

Y la ONU se sumó a las voces que reclaman una solución a esta nueva crisis. La Agencia para los Refugiados (ACNUR) afirmó que dejar en alta mar y en esas condiciones meteorológicas a personas que han huido de la guerra y la violencia en Libia supone infligir «aún más sufrimiento a su sufrimiento». Naciones Unidas exigió que se permita el desembarco inmediato de los migrantes y se les preste la ayuda humanitaria que necesitan. Pero Italia y Malta no están por la labor, y el 'Open Arms' sigue sin valorar la posibilidad de poner rumbo hacia un puerto español.

Ayer Cádiz se sumó a otras ciudades como Valencia y Barcelona al ofrecerse para acoger al barco. Una vez en suelo español, los rescatados podrían presentar personalmente su solicitud de asilo, que debe concederse a todos a aquellos que sufren algún tipo de persecución en su país de origen.

Llegadas en julio

Por otro lado, según informó ayer la agencia europea de fronteras Frontex, cerca de 2.900 migrantes han atravesado desde el norte de África a España por el Mediterráneo en julio, un 22% más que el mes anterior. En el conjunto de Europa las entradas ascendieron a 10.500, un 4% más que en junio.

La conocida como ruta del Mediterráneo Occidental, que incluye las llegadas a la Península ibérica, Ceuta y Melilla, fue en julio la segunda vía migratoria hacia Europa más activa, por detrás de la que tiene Grecia como destino. No obstante, las llegadas a través de esta ruta durante los primeros siete meses de 2019 son un 40% menos que en el mismo período de 2018, según Frontex. Las personas originarias de Marruecos y Mali fueron las más numerosas.

En el conjunto de la Unión Europea, el número de inmigrantes detectados en las cuatro principales rutas migratorias a través del Mediterráneo durante los siete primeros meses fue de 54.300, casi un 30% menos que en 2018, fundamentalmente por el descenso de las llegadas a Italia, que mantiene sus puertos cerrados. En julio se detectaron más de 10.500 llegadas irregulares a Europa, un 4% más que en junio.

En la ruta del Mediterráneo Central, con destino a Italia, se registraron en julio unas 1.100 llegadas. Desde enero, suman 4.900 personas. La mayoría de las personas procedía de Túnez y Eritrea. En Grecia se registraron 5.800 llegadas en julio. Y en los Balcanes Occidentales, hubo 460 pases fronterizos.