Europa no se moja por los inmigrantes

Expertos en extranjería en Euskadi critican el acuerdo «insuficiente» alcanzado por los líderes de la UE

Grupo de inmigrantes ayer en el puerto de Tarifa tras ser interceptados en una patera en el Estrecho de Gibraltar. /REUTERS/JON NAZCA
Grupo de inmigrantes ayer en el puerto de Tarifa tras ser interceptados en una patera en el Estrecho de Gibraltar. / REUTERS/JON NAZCA
Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZSan Sebastián

La última cumbre europea sobre inmigración no ha estado a la altura de la crisis migratoria que atraviesa el continente. Lo dicen los expertos en la materia y los propios líderes europeos, quienes reconocen que los acuerdos adoptados quedan muy lejos de aportar soluciones reales a un problema que sigue agravándose. Los últimos casos de embarcaciones como el 'Aquarius' o el 'Open Arms', además de las miles de personas que siguen llegando a diario a las costas mediterráneas y de los refugiados que aún aguardan en los campos de Turquía y Líbano, habían puesto a los principales líderes europeos contra las cuerdas ante la obligación de tomar decisiones urgentes para hacer frente a la crisis migratoria. Unas expectativas que quedaron muy lejos de cumplirse. Los propios participantes lo han calificado como un acuerdo «de mínimos», basado más en la buena voluntad de los Estados miembro que en la obligatoriedad de acatar decisiones firmes.

Los principales aspectos destacados de dicha cumbre son la creación de centros de migrantes «controlados» dentro de la UE, desde los cuales se podrá reubicar a los beneficiarios de asilo en los países miembros que así lo acuerden y de donde se devolverá a los migrantes económicos a sus países de origen. No obstante, la creación de estos espacios será «de carácter voluntario», así como la reubicación de los refugiados que pasen por ellos. Una falta de compromiso firme que muchos han criticado y que exime de responsabilidades a aquellos países europeos hasta ahora contrarios a la acogida de inmigrantes.

La UE se ha comprometido por otra parte a prestar un mayor apoyo financiero a países como España, si bien la cantidad y el origen de esos fondos no han sido concretadas.

Uno de los puntos más polémicos es la posibilidad de crear plataformas de desembarco fuera de la UE, con el objetivo de evitar nuevas situaciones como las que vivieron los pasajeros del 'Aquarius' o el 'Lifeline'. Los líderes apelaron así al Consejo y la Comisión europeos a que «exploren el concepto de plataformas regionales de desembarco en cooperación con terceros países así como con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)», en las que también se distinguiría entre migrantes económicos y refugiados. Organizaciones como Oxfam han denunciado que esta petición «descarga las responsabilidades en países de fuera de la Unión Europea».

La crisis de migrantes que sufre actualmente Europa afecta a sus países y también a los diferentes territorios que los conforman. Euskadi ha recibido en las últimas semanas a personas procedentes del 'Aquarius', cuatro de las cuales han sido acogidas en Tolosa.

Asociaciones, expertos e incluso representantes políticos en Euskadi también se muestran críticos con el pobre acuerdo adoptado por la UE y reclaman un compromiso mayor para atajar una crisis que ya se ha cobrado miles de vidas.

Las preguntas

1-
¿Qué opina de la voluntariedad para crear centros de migrantes?
2-
¿Será suficiente para España el apoyo financiero anunciado?
3-
¿Qué posición debe adoptar Euskadi ante la crisis migratoria?

«Los centros de migrantes pueden lesionar y limitar sus derechos»

«Los centros de migrantes pueden lesionar y limitar sus derechos» Jonan Fernández, Secretario General de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno Vasco

  • 1

Con carácter general, es necesario manifestar en primer lugar que el acuerdo alcanzado es insuficiente. No responde ni a los valores europeos, ni a la medida del reto político y ético que representa la problemática global de las migraciones, ni a la de asilo en particular.

La valoración del carácter voluntario en la eventual creación de los centros de identificación y derivación de migrantes dentro de la UE es necesariamente contradictoria. Por una parte es el reflejo de una incapacidad del proyecto europeo que ha de ser puesta de manifiesto; pero por otra parte, no hacer nada por falta de unanimidad es ceder el derecho a veto a los Estados con posiciones más insolidarias.

En estos centros de control de inmigrantes dependiendo de cuál sea su objetivo, diseño y funcionamiento se puede limitar y lesionar los derechos de las personas que sean acogidas en los mismos. El Gobierno Vasco condiciona su apoyo a centros de acogida, identificación y derivación de migrantes dentro de la UE al cumplimiento de los estándares de Acnur para este tipo de centros. Esos estándares pueden resumirse en las siguientes condiciones básicas: La estancia en este tipo de centros solo podrá tener un carácter de retención administrativa y deberá estar limitada a un plazo breve y predeterminado de días. Además el objetivo de estos centros será exclusivamente la identificación y derivación de las personas acogidas en los mismos, y estarán dotados de recursos humanos y materiales suficientes para garantizar un trato digno y adecuado.

  • 2

El acuerdo de conclusiones del Consejo Europeo no cuantifica este apoyo financiero por lo que es muy difícil valorar su suficiencia. En todo caso, las políticas de respuesta a las demandas de asilo y a la migración requieren recursos económicos y materiales proporcionados al reto al que deben responder.

  • 3

Se resume en una frase: «Pedimos y ofrecemos un compromiso». Este es el título de la declaración institucional vasca de abril de 2017. Pedimos a Europa que se comprometa en una respuesta a la altura del reto que representa la migración y la respuesta a las personas refugiadas. Ofrecemos un compromiso en el marco de un plan de actuación integral que está desarrollándose en Euskadi en colaboración entre todas las instituciones vascas y las organizaciones sociales.

Por otro lado, las plazas de acogida son únicamente para solicitantes de protección internacional, y la competencia en esta materia es del Gobierno del Estado. Hay margen para mejorar cuantitativa y cualitativamente la respuesta tanto a las personas refugiadas como a los migrantes. El Gobierno Vasco acaba de proponer en Ginebra en un encuentro internacional del Acnur un cambio de paradigma que pasa por dotar de un papel directo en la gestión de estas materias a los ayuntamientos y a los Gobierno sub-estatales como el vasco.

«Euskadi debe reivindicar un papel más activo en materia de protección»

«Euskadi debe reivindicar un papel más activo en materia de protección» Iker Barbero, Doctor en Derecho e investigador del proyecto Iusfundie

  • 1

El carácter voluntario a la hora de crear centros controlados dentro del territorio europeo viene determinado por una doble vertiente: Por un lado, evidencia la falta de acuerdo en materia de política migratoria entre los distintos Estados, y especialmente supone una concesión al gobierno italiano quien jamás aceptaría una imposición desde arriba. En segundo lugar, pone en evidencia la debilidad de los instrumentos normativos europeos, incluidos los tratados, a la hora de imponer las normas comunes. A día de hoy ningún Estado ha sido firmemente castigado por incumplimiento del Derecho europeo en materia de inmigración, y estoy pensando entre otras cuestiones en las cuotas de refugiados que los propios Estados se comprometieron a asumir.

El problema de los centros que quieren promover en el territorio europeo estriba en que se van a convertir en espacios de una dura discriminación selectiva entre refugiados y migrantes. Y lo que eufemísticamente se ha denominado plataformas de desembarco fuera de la Unión Europea no es sino la europeización de las devoluciones en caliente.

  • 2

El apoyo financiero a España y a Marruecos no refiere únicamente a la cogida sino al reforzamiento del control fronterizo. En este sentido Marruecos, al igual que otros países como Libia o Turquía, funciona como subcontratado para el control de las fronteras. Así mismo es muy vil por parte de la Unión Europea dejar algo tan grave como la garantía de los derechos de migrantes y refugiados, en manos de esos países donde la conculcación de derechos de las personas migrantes e incluso de sus propios ciudadanos ha sido denunciada constantemente. Marruecos está empleando una parte importantísima del dinero que le llega de la Unión Europea al mantenimiento de tropas militares encargadas del control fronterizo y a la construcción de vallas letales a base de cuchillas cortantes.

  • 3

La sociedad vasca históricamente ha mantenido una posición muy progresista y reivindicativa en materia de acogida y eso ha hecho que las instituciones hayan reaccionado de forma positiva en distintos momentos. Pero creo que todavía se puede hacer más reivindicando un papel más activo en los procedimientos de protección internacional, e incluso extranjería.

No podemos pensar solo en meras plazas de acogida, tenemos que ser conscientes de que esto no es algo coyuntural, sino que se va a perpetuar mientras existan las políticas globales de economías neoliberales y poscoloniales en los países de origen. Me estoy refiriendo a las guerras abastecidas por Occidente, a los tratados de (mal llamado) libre comercio, y las dictaduras amigas que apuntalan todo este negocio.

«El apoyo financiero de la UE se condiciona al control de las fronteras»

«El apoyo financiero de la UE se condiciona al control de las fronteras» Mikel Mazkiaran, Secretario general de SOS Racismo

  • 1

Los últimos acontecimientos han generado un clima propicio para la adopción de medidas de control de flujos que pretenden situarse en medio de la fractura que hoy representan por un lado los países del Grupo Visegrado (República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia) con Italia y Austria a la cabeza, y por otro lado Alemania, Francia, España o Finlandia.

Los centros controlados de inmigrantes son una respuesta a corto plazo en esa búsqueda de consensos. En realidad son centros de detención que no diferencian entre migrantes y solicitantes de asilo. El 55% de las 8.000 personas que pasaron por alguno de los siete centros de internamiento que hay en el Estado no fueron finalmente expulsadas. Pensar que estos centros van a servir para poder formular una solicitud de asilo y expulsar a la totalidad de los internados no es realista. Y queda la duda de si estos centros se regirán por la Directiva de retorno o serán una especie de cárceles donde el derecho se quede en la puerta de entrada.

  • 2

El apoyo financiero no es eficaz si no va acompañado de un enfoque diferente. Entre el 18 de octubre del 2013 y el 31 de octubre de 2014 Italia puso en marcha la 'Operación Marenostrum' que rescató a casi 100.000 inmigrantes. La UE habló entonces de «efecto llamada» y lo sustituyó por la 'Operación Tritón' que tenía un tercio del presupuesto de la anterior. Salvar vidas no tiene precio. Por otro lado, el apoyo financiero de la UE destinado a los países emisores de inmigrantes desde hace años se condiciona al control de sus fronteras.

  • 3

El margen es estrecho porque la positiva de asilo se decide en Madrid. Pero el Gobierno Vasco puede negociar con la administración central (y de hecho ya lo está haciendo) programas que completan la acogida. Es necesario que Euskadi transmita a la ciudadanía que se opone a esta política europea de inmoralidad. Poder explicar en las escuelas que la ciudadanía vasca hizo lo que pudo para evitar que 15.000 personas muriesen ahogadas en el Mediterráneo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos