La Ertzaintza solo encuentra 665 aspirantes válidos para una OPE que oferta 700 plazas

Las primeras pruebas del proceso selectivo se realizaron en el BEC de Barakaldo./PEDRO URRESTI
Las primeras pruebas del proceso selectivo se realizaron en el BEC de Barakaldo. / PEDRO URRESTI

Al proceso selectivo, que todavía no ha concluido y en el que se producirán más bajas, se apuntaron 4.350 personas

DAVID S. OLABARRISAN SEBASTIÁN.

La Ertzaintza tiene un grave problema de relevo generacional. No sólo por la cascada de jubilaciones que está sufriendo en los últimos años y que, además, va a aumentar en los próximos ejercicios. A esta preocupante tendencia se ha sumado otro contratiempo, más difícil de prever: la falta de jóvenes que quieran ser ertzainas. O, por lo menos, la ausencia de aspirantes suficientes que reúnan los requisitos -físicos, psicotécnicos o de personalidad- que exige la academia de Arkaute para poder aprobar el proceso selectivo. El asunto es que el tiempo apremia. En la actualidad, la plantilla ronda los 7.200 agentes, 800 menos de los previstos. Y en los tres primeros meses de 2019 ya se han retirado otros 144.

La falta de aspirantes que reúnan las condiciones exigidas por el Departamento de Seguridad para convertirse en ertzainas ha dado lugar a un hecho insólito. Por primera vez en las últimas décadas, la promoción 28 no ha cubierto todas las plazas disponibles. Hasta ahora, el número de candidatos aptos asciende a 665, según confirmaron a este periódico desde el Departamento de Seguridad. Es decir, 35 candidatos menos de los que se preveía incorporar en las bases. Y eso que el proceso todavía no ha terminado. Faltan de completar las pruebas médicas. Los resultados definitivos de esta primera parte de la OPE se conocerán el 10 de junio. Y después llegará el proceso de formación en Arkaute, en los que suelen suspender en torno al 6% de los alumnos y que comenzará en septiembre.

agentes tiene la Ertzaintza en la actualidad, unos 800 menos de los previstos
Y se enfrenta a una cascada de jubilaciones.

Un total de 4.350 personas se apuntaron para las primeras pruebas que se celebraron en febrero en el BEC. Esta OPE fue convocada en un principio para incorporar 500 nuevos agentes. Se trataba ya de la mayor oferta de empleo del Cuerpo en los últimos 15 años. Pero el Departamento de Seguridad decidió en marzo ampliar la OPE en 200 plazas para tratar de frenar la pérdida de efectivos que sufre el Cuerpo, lo que situó la 28 promoción a la altura de las primeras convocatorias de los años 80. De hecho, se trata de la mayor convocatoria de empleo en la Ertzaintza que organiza el Ejecutivo autonómico desde 1993.

Un total de 1.409 jóvenes consiguieron superar los primeros exámenes, que se centraron en las pruebas psicotécnicas, de conocimientos y de personalidad. Cuando se decidió ampliar en 200 plazas la convocatoria, habían 876 personas que habían superado todas las fases del proceso selectivo, de las cuales 635 eran hombres y 241 mujeres (27,5%). Una de las principales cribas se ha producido en las entrevistas personales.

La renovación de la Ertzaintza es uno de los principales objetivos del Departamento de Seguridad. Un proceso que, además, se ha visto ralentizado por la disputa judicial mantenida con el Gobierno central por las tasas de reposición de funcionarios. Desde 2014, la consejería que dirige Estefanía Beltrán de Heredia ha convocado cinco promociones en la Ertzaintza para cubrir 1.520 plazas, y está previsto que a finales de este año se abra el proceso de la número 29 con otro medio millar de puestos en juego. Y la idea es seguir organizando OPE en los próximos años.

«Desconocimiento»

¿Cuál es la razón de que no se consiga atraer a jóvenes a optar a un puesto de funcionario en el que salen de la academia cobrando unos 2.000 euros al mes? La directora de Arkaute, Malentxo Arruabarrena, ya explicó a este periódico hace un año que se necesitaban «nuevos aspirantes» ya que muchos de los que hacen las pruebas son personas que ya se habían presentado a otros procesos selectivos. A su juicio, muchos jóvenes no se presentan por «simple desconocimiento» del trabajo policial.

El secretario general del sindicato Erne, Roberto Seijo, asegura que van a pedir los «criterios» que se han usado en las evaluaciones. Según dice, es «chocante que con las tasas de paro que existen no se presenten más jóvenes». A su juicio, una de las razones es que se deben mejorar las condiciones laborales en la Ertzain-tza. «Hay muchos que prefieren las policías locales o hacerse bomberos», insiste.