La Ertzaintza gestionó el pasado año casi 13.000 delitos relacionados con la ciberseguridad, un 38% más que en 2017

La Ertzaintza gestionó el pasado año casi 13.000 delitos relacionados con la ciberseguridad, un 38% más que en 2017

Las organizaciones no son capaces de detectar un alto porcentaje de amenazas, a pesar del alto número de ciberataques sufridos

EUROPA PRESS

La Ertzaintza gestionó en 2018 casi 13.000 delitos relacionados con la ciberseguridad, cifra que se suma a la media diaria de entre 2.500 y 3.000 problemas de ciberseguridad detectados por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), lo que supone más de un millón al año.

APD y S21SEC, con la colaboración de Bitsight y Fireeye, han celebrado este martes una jornada en Bilbao con expertos de sus respectivas organizaciones, que han explicado a directivos y profesionales las pautas que cualquier empresa debe tener en cuenta para no descuidar la ciberseguridad en las empresas frente a los ciberataques, los delincuentes o la ingeniería social implementada para sustraer información o paralizar una empresa, que cada día incrementan las tasas de ciberdelincuencia y exponen los sistemas de seguridad de las organizaciones a nivel mundial.

El director de la Zona Norte de APD, Mikel Madariaga, ha abierto la jornada recordando que, a pesar de llevar varios años trabajando y ahondando en la materia, aún sigue siendo muy importante profundizar en ello, tal y como demuestran datos como los de la Ertzaintza, que gestionó en 2018 casi 13.000 delitos, lo que supone un incremento del 38%.

Mikel Madariaga ha resaltado que en Euskadi «este problema se agrava por la cantidad de pymes del tejido empresarial y por la importancia que tiene la industria» y el «internet de las cosas» ligado a ella, «una de las vías por donde vienen muchos de los problemas».

El panel de expertos conformado por Juantxu Mateos, VP sales de S21 SEC; Antonio Cañada, account manager de FIREEYE; y Paulo Glorias, regional sales director de BITSIGHT, han contextualizado el momento actual, donde, según han indicado, «la gestión del riesgo de ataques por parte de terceros está alcanzado en 2019 su punto de inflexión».

Juantxu Mateos ha subrayado que el promedio de respuesta a los incidentes de ciberseguridad «cada día va en aumento porque las organizaciones no están preparadas para lidiar con las amenazas y actores actuales».

Por otro lado, Antonio Cañada ha puesto el foco en el correo electrónico, una de las vías por la que las organizaciones pueden ser atacadas. Según ha advertido, el correo electrónico «permite llegar a más víctimas dentro de las organizaciones, por lo que la concienciación es importante, así como educar a los trabajadores».

Paulo Glorias, por último, ha matizado que el 79% de las organizaciones están adoptando nuevas tecnologías «a un ritmo más rápido de lo que puedan hacer frente a los nuevos problemas de seguridad, siguiendo su expansión en el mundo digital».