¿Por qué el encierro de San Fermín es cada vez más rápido?

El cuerto encierro, en imágenes. /
El cuerto encierro, en imágenes.

El tiempo en recorrer los 800 metros se ha reducido en torno a un minuto: de los 3,30 de 2017 a los 2,30 aproximadamente de media

JAN ECHEVARRÍA

Dos minutos y diecinueve segundos, ese es el tiempo exacto que ha durado el encierro protagonizado este miércoles por los toros de la ganadería de Jandilla. Carrera limpia y sobre todo rápida, una tónica cada vez más habitual desde que el año pasado logró reducirse en torno a un minuto la duración de este recorrido de 800 metros. Sesenta segundos menos de media, sí. Y es que hemos pasado de correr tres minutos y medio a rondar los dos y medio.

Según los expertos, esta reducción se debe fundamentalmente a tres factores: la velocidad de los cabestros, el producto antideslizante que se vierte sobre la calle Estafeta y una mejor preparación física del animal.

Mayor velocidad Los toros corren mucho más rápido

El aumento de velocidad de los cabestros es algo nuevo, que ya quedó patente el año pasado y que parece que ha llegado para quedarse. Los expertos consideran que es uno de los principales motivos por los que el tiempo de la carrera ha logrado disminuirse un tercio. Los datos son claros: el encierro del lunes duró 2,23 minutos; el del martes, 2,13; y el de este miércoles, 2, 16; cuando hasta 2017 rondaban los 3,30 minutos. Al ir más rápido, los toros avanzan muy juntos y las carreras se han vuelto mucho más apretadas. Cada vez es más difícil buscar espacios entre los animales.

Producto antideslizante Resbala mucho menos

La aplicación del antideslizante en el asfalto es un método con el que se trabaja desde hace unos 15 años y que permite que los toros apenas resbalen. Si los animales no patinan, apenas se golpean entre ellos y es mucho más difícil que se caigan. Además, la manada no se dispersa y es mucho más rápida y compacta. Esto mismo se puede aplicar a los mozos: resbalan menos y, por lo tanto, se caen menos.

Preparación física del animal Entrenamiento: dos kilómetros de carrera tres días a la semana

Los toros están muy, muy entrenados, después de pasar por una preparación exhaustiva en las ganaderías. Aquellas imágenes de los años ochenta en las que los cabestros llegaban al tramo de Telefónica con la lengua fuera son, por tanto, parte del pasado. El animal de hoy en día entrena duro: puede correr dos kilómetros unos tres días a la semana, lo que hace que llegue con un gran fondo físico al día en cuestión. Nadie podrá negar que son unos auténticos deportistas.

Cuarto encierro de San Fermín