Uriarte y Celaá coinciden en su primera cita en anular aspectos lesivos de la Lomce

Cristina Uriarte e Isabel Celaá al inicio de su reunión./
Cristina Uriarte e Isabel Celaá al inicio de su reunión.

La consejera y la ministra se reunieron en Madrid y también abordaron el sistema de becas de Euskadi recurrido por el Gobierno central

TERESA FLAÑO SAN SEBASTIÁN.

Cuando a principios del pasado junio Isabel Celaá fue nombrada por Pedro Sánchez ministra de Educación, además de portavoz de su Ejecutivo, entre las llamadas de felicitación que recibió se encontraba la de la consejera Cristina Uriarte. Junto a las frases de cortesía propias del momento, hablaron de la necesidad de un encuentro para ponerse a trabajar en común y retomar los contactos entre el Gobierno Vasco y el central desaparecida durante los gobiernos del PP, especialmente cuando José Ignacio Wert fue el responsable de la cartera. Tras dejar pasar el verano, ayer tuvo lugar el encuentro en Madrid.

«Ha sido una reunión en la que los dos gobiernos teníamos interés. Antes del verano ya habíamos hablado sobre la necesidad de tener este encuentro bilateral para tratar los distintos temas que nos preocupan y sobre los que tendríamos que seguir trabajando», explicó la consejera ante la sede del ministerio de la calle Alcalá después de la reunión que calificó de «fructífera» porque comprobó que «hay muy buena predisposición al trabajo conjunto por parte de los dos gobiernos».

El encuentro partía con una ventaja, Isabel Celaá fue consejera de Educación durante el ejecutivo de Patxi López -Uriarte la sustituyó cuando Iñigo Urkullu fue nombrado lehendakari-, y antes fue profesora, de forma que es una gran conocedora del sistema educativo del País Vasco.

Uno de los aspectos en los que las responsables de la educación vasca y española mostraron puntos de vista comunes fue la necesidad de «eliminar todos los aspectos lesivos de la Lomce», la última reforma educativa que el Gobierno Vasco tiene recurrida ante el Tribunal Constitucional al considerar que vulnera sus competencias en aspectos como la regulación del «alcance» del euskera en la enseñanza y que supone un «menoscabo» del derecho a la educación. «Es un tema que nos preocupa desde hace años y hay que intentar dar pasos hacia adelanta en ese sentido», señaló Uriarte, al tiempo que aseguró que había encontrado «muy buena disposición» por parte de la ministra.

El Ministerio de Educación toma como una de sus referencias el sistema de Formación Profesional del País Vasco

También se trató en el encuentro sobre los recursos que el ejecutivo de Mariano Rajoy planteó a las becas universitarias y no universitarias que concede el Departamento vasco de Educación. «Esos recursos se presentaron después de treinta años y es un tema que nos preocupa muchísimo» porque repercute directamente en los estudiantes por lo que «hay que darles una solución, por eso hemos quedado para seguir trabajando en este sentido y que se respeten nuestras competencias en esta materia».

En la reunión también se habló de Formación Profesional, a la que la ministra de Educación quiere hacer «un buen lifting porque se trata de un tipo de enseñanza capital para el país», según señaló cuando fue confirmada en el cargo en junio. En , el Parlamento Vasco aprobó en junio pasado su primera Ley de FP. En este sentido, la consejera comentó que Celaá es consciente de que el País Vasco es «una referencia en este ámbito», por ello le propuso la colaboración de su departamento para «para avanzar en diversas propuestas», orientadas bien a la modificación del decreto o a la redacción de una nueva ley. La tasa de reposición o las evaluaciones diagnósticas fueron otros temas que trataron.

 

Fotos

Vídeos