Un tercio del profesorado vasco puede ya impartir clases en lengua extranjera

Una profesora da clase en inglés y euskera a sus alumnos en el instituto Antigua Luberri./MIKEL FRAILE
Una profesora da clase en inglés y euskera a sus alumnos en el instituto Antigua Luberri. / MIKEL FRAILE

El número de docentes de la escuela pública preparados para una enseñanza en inglés ha pasado de 4.624 a 6.361 en solo un curso, un 37,5% más

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

En el documento con las bases para alcanzar un Acuerdo de la Educación en el País Vasco, que busca dotar de estabilidad a la enseñanza en Euskadi y que ha sido presentado a los distintos agentes recientemente, se incide en la necesidad de apostar por un sistema plurilingüe cuyo eje central sea el euskera. El objetivo pasa por lograr que los alumnos, en el idioma extranjero que elijan, alcancen el nivel A2 en Primaria y B1 en Secundaria. Para ello, es fundamental que los profesores encargados de impartir las clases tengan conocimiento de las lenguas. Para dar clases en un idioma extranjero en la enseñanza vasca se exige el B2 -como establece el Ministerio de Educación-, un nivel cuestionado por algunos por insuficiente para transmitir conocimientos en un idioma a los estudiantes, sobre todo si se tiene en cuenta que para impartir materias en euskera es necesario acreditar un C1.

El texto del documento para el acuerdo precisa que son necesarios «grandes cambios» en la metodología de enseñanza del inglés, ya que «los resultados obtenidos no se corresponden con la cantidad de horas destinadas» a la enseñanza de esta lengua, y para ello, hace hincapié en la formación del profesorado.

Hasta hace dos años, la falta de conocimiento de lenguas de los docentes era una de las carencias del sistema educativo vasco, a pesar de los intentos realizados durante las distintas legislaturas. Ahora, parece que la situación ha revertido, según se desprende de la respuesta escrita dada por el Departamento de Educación a una pregunta de la parlamentaria del PP Juana de Bengoechea. En ella se recoge que este curso el personal activo de la escuela pública con títulos que capacitan para impartir clases en una lengua extranjera -inglés o francés- asciende a 7.556 docentes, cifra bastante superior a la del curso pasado, con 5.672, y a mucha distancia del curso 2015-2016 cuando eran poco más de 4.000.

Es en inglés donde se registra el incremento más significativo. Si en el 2016-2017 eran 4.624 los docentes que podían impartir su materia en ese idioma, ahora son 6.361, 1.737 más o lo que es lo mismo un 37,5% más. En el caso del francés, el acelerón ha sido algo menos rápido. Este año hay 1.195 docentes con la titulación necesaria, 147 más que el anterior (+14%).

Educación pretende que para 2020 se imparta al menos una materia en otro idioma

En Gipuzkoa están acreditados 1.976 profesores en inglés y 472 en francés

Dentro del total de la plantilla de docentes que trabajan en la enseñanza pública, alrededor de 24.000 maestros, en la actualidad el 31,4% está capacitado para dar una asignatura en lengua extranjera, además de en las dos oficiales, cuando el curso pasado el porcentaje era del 23% y el anterior, el de 2015-2016, era de alrededor del 13%.

En Gipuzkoa están acreditados 1.976 profesores para impartir asignaturas en inglés y 472 en francés. De ellos, 741 maestros de Primaria y 1.131 de enseñanzas medias pueden enseñar en inglés, mientras que en francés lo pueden hacer 154 y 264 respectivamente. El resto son para otros ciclos.

Cursos de formación

En su pregunta, la parlamentaria del PP también inquiere cuántos profesores estarán acreditados el próximo curso y qué porcentaje representarían sobre el total del profesorado. El departamento que dirige Cristina Uriarte no ha facilitado esos datos porque no puede realizar una estimación, en la medida en que para ello sería necesario tener en cuenta varios factores, como el número de profesores que finalmente aprueben los cursos de programación convenidos por Educación o el número de profesores que realicen cursos de formación de idiomas no programados por el departamento y los superen. Para este curso escolar, están previstos doce cursos de formación para profesores que cuentan con el certificado B1 y, concretamente en dos de ellos, el B2.

El sistema educativo vasco apuesta por la consolidación del conocimiento y uso escolar y social del euskera y del castellano, lenguas propias, y por la incorporación de un idioma extranjero como lengua vehicular de determinados contenidos de enseñanza. Es decir, apuesta por un sistema trilingüe que garantice el desarrollo de la competencia lingüística necesaria para comunicarse en los contextos personales, educativos y laborales con seguridad y eficacia. Dentro de estos objetivos, el departamento pretende que para 2020, al menos una materia se imparta en lengua extranjera, principalmente en inglés.

Si se quiere llegar de forma progresiva a impartir un área o materia curricular en lengua extranjera, es necesario mejorar la competencia lingüística del alumnado y, para ello, mejorar la formación del profesorado, así como, situar en su contexto cada comunidad escolar y cuantificar el impacto que tiene en el alumnado, en el profesorado y en la comunidad educativa, de modo que pueda apreciarse un cambio con respecto a la situación inicial. En Educación consideran crucial que los centros dispongan de su proyecto lingüístico y que, atendiendo a su propio contexto sociolingüístico, establezcan los aspectos metodológicos, formativos y organizativos en torno al tratamiento integrado e integral de las lenguas y planifique las medidas relativas a la enseñanza y uso de las lenguas, con el euskera como eje. Para ello, algo más de 700.000 euros de sus presupuestos se destinan a esa partida, donde se incluye formar al profesorado.

En la actualidad, en la red pública no se exige conocimiento de inglés o francés como requisito en las oposiciones, ni para entrar en las listas de sustituciones. En cambio, los colegios concertados valoran los títulos como uno de los méritos a tener en cuenta de cara a las nuevas contrataciones ante la previsión de una demanda cada vez mayor de las familias de programas trilingües.

El Consejo de la Unión Europea en su reunión del 12 de mayo de 2009 insistía en la importancia del objetivo de Barcelona de 2002 de aprender dos idiomas extranjeros desde una edad temprana para que los ciudadanos puedan comunicarse con más ciudadanos. En la actualidad, la ley marca que se debe enseñar inglés a los 8 años, en 3º de Educación Primaria, aunque algunos centros ya lo imparten desde los 4 años. También determinadas escuelas han apostado por ampliar las horas impartidas de 3 a 5 años en los tres últimos cursos de Primaria.