Sindicatos y patronal se emplazan a la próxima semana para negociar

Cabeza de la manifestación celebrada ayer en Donostia. / PEDRO MARTÍNEZ
Cabeza de la manifestación celebrada ayer en Donostia. / PEDRO MARTÍNEZ

El Gobierno Vasco ha intensificado los contactos para dar una salida al conflicto en la red concertada, que ayer vivió su última huelga

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

Han sido ocho días de huelga en los centros de iniciativa social de la enseñanza concertada vasca que concluyeron ayer. El tenso pulso entre sindicatos y patronal ha tenido unos perjudicados claros, los alumnos y las familias que esperan que la semana que viene las partes implicadas se sienten a hablar y desatasquen un conflicto laboral que, de momento, tiene muy pocos visos de solucionarse. Una manifestación ayer en Donostia fue la última de las movilizaciones organizadas por la plataforma sindical para acompañar a los paros. La actualización de los salarios, congelados desde hace diez años, la recolocación de los profesores cuyas aulas desaparecen por el descenso de natalidad y el reconocimiento de las horas de más que trabajan con la llegada de nuevas tecnologías a la Educación, son algunas de sus principales reclamaciones.

Una vez concluida la huelga, la semana que viene se prevé plagada de reuniones. Miren Zubizarreta, portavoz del sindicato ELA, mayoritario en los centros de iniciativa social, emplazó ayer desde el Boulevard donostiarra a la patronal a retomar las negociaciones y aseguró que «estamos abiertos a reunirnos lo que haga falta y si hay contenidos encima de la mesa que respondan de forma seria y contundente a las reivindicaciones que venimos poniendo sobre la mesa habrá posibilidades de llegar a acuerdos».

Kristau Eskola mantendrá entre el martes y el miércoles encuentros bilaterales con cada uno de los sindicatos, según comentaron ayer algunos de los representantes de las centrales.

Los padres de los alumnos de Gipuzkoa se reunirán con las centrales el jueves

La plataforma, formada por ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT, también se reunirá a comienzos de semana para evaluar la repercusión de las últimas movilizaciones y estudiar qué medidas tomar si no se llega a un acuerdo con la patronal. Desde que hace unos días Zubizarreta señalara que el conflicto podía ser «largo y duro» se ha contemplado la posibilidad de que la siguiente convocatoria sea la de una huelga indefinida. El sindicato mayoritario es el que la ha propuesto, aunque todavía no se ha tomado una decisión. Algunos de sus compañeros de plataforma entienden que sería una medida excesivamente drástica, sobre todo teniendo en cuenta el perjuicio que puede tener en alumnos de segundo de Bachillerato que se enfrentan en pocos meses a la Selectividad.

Los sindicatos han pedido también al Gobierno Vasco que medie en el conflicto, «porque es una parte involucrada al financiar a la red concertada», y que se reúna con ellos. Lo cierto es que el Ejecutivo, a pesar de que ha reiterado que la responsabilidad de la negociación recae en patronal y sindicatos, ya ha mantenido encuentros, también bilaterales, con algunos sindicatos, incluido ELA, o los mantendrá en breve.

Fondo para centros en crisis

Desde el Departamento de Educación se han realizado movimientos. La consejera Cristina Uriarte comentó ayer que «estos días hemos intensificado las conversaciones y reuniones con ellos, intentando entre todos una salida». Entre las propuestas se encuentra la subida salarial del 2,25%, la misma que al personal de la Administración, a través del concierto y facilitar el contrato relevo. Además se está contemplando la posibilidad de reconvertir una cantidad que anualmente se reserva para financiar a centros en crisis -fondo que no se incluye en el concierto- en un recurso para incentivar las jubilaciones. Esta medida no se ha planteado de forma oficial.

También hay un condicionante más que puede servir para aumentar la financiación que la concertada recibe de la Administración: el PP ha señalado que su apoyo a las cuentas del Gobierno Vasco pasa por un incremento de la aportación económica al concierto en la enseñanza.

Por último, el jueves habrá otra reunión. La Federación Libre de Asociaciones de Padres de Alumnos de Gipuzkoa ha solicitado un encuentro con los sindicatos para «escuchar cómo está la situación. Esta huelga ha sido un estropicio, pero no nos vamos a lamentar sino ver qué va a pasar», señaló ayer su secretario Ricardo González.

 

Fotos

Vídeos