Los sindicatos de la red concertada retomarán las huelgas en noviembre

Los sindicatos de la red concertada retomarán las huelgas en noviembre

Anunciarán la próxima semana el nuevo calendario de paros, que se prolongará durante todo el mes de forma intermitente

MARTA FDEZ. VALLEJO

Los sindicatos en lucha en la enseñanza concertadaELA, LAB, Steilas y CC OO van a retomar las huelgas en noviembre para reivindicar mejoras en las condiciones laborales. La próxima semana anunciarán el calendario concreto de paros, que se prolongarán de forma intermitente a lo largo de todo el mes y que pueden desembocar en una huelga indefinida si no se llega a un acuerdo con la patronal. La posibilidad de alcanzar un consenso antes de que empiecen las movilizaciones y frenar esta nueva tanda de paros, que se suman a las 27 jornadas sin clase de los dos últimos cursos, es remota ya que la negociación está parada desde el pasado julio y la brecha que separa a los representantes de los trabajadores y a los dueños de los colegios es muy grande.

Las centrales ELA, LAB, Steilas y CC OO han mantenido varias reuniones desde el inicio de este curso para acordar el nuevo calendario de movilizaciones, la primera el pasado 13 de septiembre. En un principio, las centrales tenían diferencias entre la mayor o menor intensidad de las nuevas jornadas de lucha y, además, decidieron esperar a que los centros organizaran el inicio del curso, pero han alcanzado ya un consenso. De hecho, la unidad sindical se ha roto precisamente por esta nueva convocatoria de paros. UGT, minoritaria en un sector en el que es mayoría ELA, decidió no volver a apoyar más huelgas y propuso solicitar la mediación de Trabajo. Este sindicato ha reiterado este viernes, a través de una nota, que no respalda los paros hasta que las centrales pidan la intervención del Gobierno Vasco en el litigio laboral con el fin de tratar de encontrar una salida a un conflicto, «que ha entrado en una situación de bucle».

Los últimos episodios de este enfrentamiento en un sector en el que estudian más de 90.000 alumnos se vivió el pasado 24 de septiembre durante el acto de apertura de curso de los centros de Kristau Eskola y pone en evidencia el callejón sin salida en el que se encuentra el diálogo. El director de este sector mayoritario en la red concertada, Mikel Ormazabal, aprovechó su intervención y la presencia de la consejera Cristina Uriarte para pedir «ayuda» al «Gobierno Vasco» en la búsqueda de una «solución» al enfrentamiento que mantienen con las plantillas. Con esa petición, se refería al mensaje que ha lanzado en varias ocasiones, la última en julio, de que los colegios no tienen «capacidad de satisfacer las demandas sindicales de índole económico» si no reciben una mayor financiación pública.

Representantes de los sindicatos se concentraron ante las puertas del centro de Vitoria que acogía el acto de inicio de las clases en Kristau Eskola para reclamar mejoras en las condiciones laborales. Los trabajadores de los centros de iniciativa social reiteraron sus peticiones de subidas salariales, reducción de las cargas de trabajo, avances en la «precaria» situación de los profesionales de educación especial y primer ciclo de Infantil y la regulación de la FP. Recordaron durante la protesta que llevan 10 años sin convenio laboral, por lo que piden «recuperar el poder adquisitivo» perdido en ese tiempo. La responsable de ELA, Miren Zubizarreta, incidió una vez más en que la patronal no les ha hecho ninguna oferta, ni les ha convocado para negociar desde el pasado julio. «No nos dejan otro camino que seguir con las movilizaciones. Solo hacen propuestas y avanza el diálogo cuando llevamos a cabo las huelgas», opinó Zubizarreta.

Los pasos que ha dado el Departamento de Educación tampoco responden a las peticiones de los trabajadores. Rechaza una intervención directa porque considera que se trata de un asunto laboral que corresponde a Trabajo, y también ha descartado un incremento de los recursos al sector, que no sea los destinado a aplicar las subidas salariales de los docentes en la misma proporción que la que a los funcionarios. La consejería de Cristina Uriarte sí ha anunciado un plan de recolocación de los profesores que se queden sin trabajo por la caída de la natalidad, pero las centrales reclaman que sea la patronal la que incluya esta medida en el convenio.

El Gobierno Vasco acaba de aprobar una partida de 606 millones de euros para la red concertada, que supone 27 millones para los incrementos salariales en las dos redes –un 2,25%–. Sin embargo, para los representantes de las plantillas esa subida salarial no soluciona el problema de «pérdida de poder adquisitivo» sufrida durante los diez años en los que no han contado con convenio laboral y piden incrementos por encima de los que ha marcado el Ejecutivo vasco para sus funcionarios.