Si quieres que tu hijo aprenda inglés... no fuerces la situación, ni seas aburrido

Si quieres que tu hijo aprenda inglés... no fuerces la situación, ni seas aburrido

Cuatro de cada 5 padres consideran fundamental enseñar idiomas a los niños desde los 3 años pero no saben cómo hacerlo

DV

Una de las preocupaciones más comunes entre los padres de niños pequeños es la formación de idiomas. Según datos obtenidos por Hexagone, consultora de formación de idiomas, 4 de cada 5 padres consideran fundamental que sus hijos aprendan idiomas desde los 3 años pero no saben cómo llevarlo a la práctica.

Entre las principales dudas de los padres destaca la edad de inicio en la formación. Desde Hexagone se aconseja empezar cuanto antes para familiarizar a los niños desde pequeños con la fonética y las expresiones.

Gaëlle Schaefer, directora de Hexagone, explica que «antes de desarrollar el habla (speaking) necesitan haber estado expuestos a la escucha (listening). Es decir, deben familiarizarse con las palabras, escuchar la fonética del idioma para así empezar a retener y reproducir los sonidos de las palabras del nuevo idioma».

El principal reto al que se enfrentan los padres a la hora de fomentar el aprendizaje de un nuevo idioma en los niños es evitar que ese aprendizaje sea aburrido, indica también. Para ello, sugiere Schaefer, «no hay que forzar la situación y, por supuesto, no caer en prácticas monótonas y aburridas que hagan perder la motivación del pequeño a la hora de aprender un nuevo idioma».

«La música juega un papel fundamental en el aprendizaje de un idioma en los niños. Se trata de una herramienta necesaria y básica para aprender un idioma, lo que permite trabajar la musicalidad y prosodia del idioma», puntualiza la directora de Hexagone.

No forzar la situación

Según datos de la consultora de formación de idiomas, el 70% del fracaso de la formación de idiomas en los niños se debe a una mala estrategia a la hora de introducir el idioma en su vida. «No se debe forzar la situación. La motivación juega un papel fundamental a la hora de enseñar un nuevo idioma a los más pequeños. Hay que introducir el idioma poco a poco y como algo natural. Sólo así tendrán una percepción positiva», señala la directora de Hexagone

«Forzar a un niño a aprender algo, ya sea un idioma o cualquier tema de una lección -prosigue- sólo llevará a la frustración y a que el pequeño se cierre en banda y no quiera saber nada de ese tema. Se debe fomentar la curiosidad por hablar y aprender ese idioma a través de juegos, trucos o incluso misterios».

Desde Hexagone apelan a motivar al niño y su innata curiosidad desde pequeños para hablar, practicar y descubrir las posibilidades de otro idioma.

Constancia

Una de las claves del éxito a la hora de introducir un nuevo idioma en la vida de un niño pequeño es la constancia. Se debe utilizar este idioma en diferentes momentos del día. Un ejemplo puede ser el uso de expresiones concretas en otro idioma, poner videos de dibujos animados en otro idioma o la utilización de frases cortas para estimular al niño y que se acuerde del significado.

«Lo que recomendamos siempre es que el niño comience a asociar y comprender el significado de frases cortas como órdenes en otro idioma. Por ejemplo, expresiones del tipo «Come here», «Well done», etc. El uso de estas expresiones cortas se quedarán en la memoria del niño y fomentarán la comprensión. A medida que crezca se irá ampliando este vocabulario pero lo importante también es que se quede con el sonido y la fonética de estas frases para interiorizarlas», explica Gaëlle Schaefer.

«Hay que ser constantes en el uso y en la introducción de un nuevo idioma en el día a día de los niños. Sólo así lograremos que se familiarice y lo asuma como otra forma más de comunicarse», advierte.

Evitar la monotonía

Hoy en día existen muchas opciones de juegos enfocados a ayudar en la formación del idioma a los más pequeños. Además del uso de aplicaciones móviles y tecnología en general también existen recursos que pueden ser muy útiles en el día a día. Por ejemplo el uso de 'flashcards'. ¿Qué es esto? 'Las 'flashcards' son tarjetas que se venden en las tiendas y que son unas tarjetas ilustradas con las que el niño podrá asociar la imagen divertida con la palabra o concepto que ilustra. Son una forma muy recomendable de introducir nuevas palabras en el vocabulario del niño. Conforme se haga más mayor existen flashcards de más nivel adaptado a su edad», puntualiza.

El uso de este tipo de recursos, añade esta experta, «es muy importante para que el niño no caiga en el aburrimiento a la hora de asociar el aprendizaje de un idioma. Hay que trabajar la motivación y por ello el uso de este tipo de recursos ayudará a los padres a tener una buena base de formación de idiomas».

Existen más recursos que se pueden utilizar para fomentar la práctica y aprendizaje del idioma como ver videos, dibujos animados, páginas web especiales para niños, juegos, cuentos, libros y mucho más. «Todo lo que ayude al niño a familiarizarse con el nuevo idioma, a escuchar el sonido de las palabras y a retener expresiones y vocabulario, ayudará en la formación de ese nuevo idioma».