La primera ley vasca de FP apuesta por el modelo dual y la internacionalización

Alumnos del Instituto Politécnico Easo de Donostia. /ARIZMENDI
Alumnos del Instituto Politécnico Easo de Donostia. / ARIZMENDI

El Parlamento aprueba la norma educativa que da más flexibilidad para mejorar «la empleabilidad y la competitividad de las empresas»

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

El País Vasco cuenta ya con la primera ley de Formación Profesional. Se trata de una herramienta específica para que este tipo de educación responda «a los retos actuales y futuros a los que va a tener que enfrentarse, con el objetivo de hacer realidad un modelo que permita mejorar la empleabilidad de las personas y la competitividad de las empresas». La norma también busca «atajar» el abandono y el fracaso escolar.

El Parlamento Vasco aprobó este jueves la ley con los votos a favor de los partidos que conforman el Gobierno Vasco, PNV y PSE, y el apoyo del PP a quien durante la ponencia para redactar la ley se le aceptaron prácticamente todas las enmiendas que había presentado. Tanto Elkarrekin Podemos como EH Bildu -para quien el Gobierno Vasco «ha hecho lo más fácil pero no lo mejor»-, no respaldaron la normativa, votando en contra en algunas de las partes y absteniéndose en otras. Ambos grupos criticaron la ausencia de debate y negociación.

El plurilingüismo y la innovación también aparecen como ejes principales

La nueva ley se centra en cuatro ejes, con la apuesta por el modelo dual -la combinación en las horas lectivas de clases presenciales y trabajo remunerado en una empresa- y la internacionalización como principales protagonistas. Respecto al primero, la ley pretende «establecer los elementos que hagan posible el desarrollo e implantación de un sistema fuerte y amplio en régimen de alternancia, que influye tanto a la formación profesional inicial y a la formación para el empleo como a las especializaciones necesarias demandadas por el tejido productivo en general y de los sectores prioritarios de conocimiento en particular».

Por ello, la nueva ley «supera la división tradicional entre el ámbito educativo y laboral», según explicó el portavoz socialista José Antonio Pastor, quien también aseguró que servirá para «anticiparnos a las necesidades futuras de la sociedad», donde los puestos de trabajo serán cada vez más especializados. «Mejorar la empleabilidad de los jóvenes, donde la tasa de paro es alta, requiere mecanismos» como el texto aprobado.

La apuesta tan decidida por el modelo dual no convence del todo a Podemos y a Bildu. La formación morada, además de criticar la rapidez con la que se ha aprobado la ley, que califica de poco clara y farragosa, considera que el sistema dual puede tener buenos resultados de empleabilidad a corto plazo, pero echan en falta un control intenso de la inspección laboral. «No hay que renunciar a intervenir desde el sector público en la mejora de las condiciones de los trabajadores y también en su formación», apuntó.

Para Bildu, el texto aprobado mira excesivamente a la red productiva y se deja muchas decisiones en manos de las «multinacionales». Su portavoz, Rebeka Ubera, recordó que su grupo parlamentario también había presentado su propia proposición de ley, que no prosperó, que miraba «no solo a la red productiva sino también a la reproductiva con el desarrollo de lo local y la defensa de los derechos de los trabajadores», porque considera que «se está priorizando la productividad y la preparación de mano de obra barata en lugar de apostar por el desarrollo integral de los alumnos».

EH-Bildu considera que la nueva ordenanza fortalece el castellano en detrimento del euskera

La otra pata principal de la nueva normativa, la internacionalización del sistema de la FP busca que «Euskadi sea capaz de ubicarse, en condiciones idóneas, en el nuevo modelo económico de Europa». Para ello se establecerán programas de intercambio internacional de profesorado y estudiantes, además de crearse un campus internacional de formación profesional e impulsar la participación activa en las principales redes internacionales de FP.

Para ello es necesario que tanto alumnos como docentes tengan dominio de lenguas extranjeras, principalmente del inglés. Es en este punto donde las posiciones de los partidos distan más porque, como explicó Rebeka Ubera, portavoz de EH Bildu, «aunque es necesario el conocimiento de otras lenguas, se ha perdido una oportunidad para euskaldunizar la FP». Es más, sentenció que «se fortalece el castellano».

Normalizar el uso del euskera

Desde las filas del PNV, el parlamentario Aitor Urrutia rechazó esa interpretación - «apostar por el inglés no debe interpretarse como un ataque al euskera», comentó-, y aunque reconoció que «hay mucho que mejorar en el tema del euskera en la Formación Profesional» explicó se ha hecho un esfuerzo para que «su presencia se normalice» dentro del reto lingüístico que supone adaptar las lenguas oficiales y las extranjeras a este sistema educativo. En cuanto a la internacionalización, el portavoz jeltzale recordó que «el sistema vasco está a la cabeza», en parte gracias a la «innovación», otro de los elementos claves de esta normativa.

El hecho de que la nueva ley no realice distinciones entre los centros públicos y concertados también originó críticas. En opinión de Ubera «no se han recogido los perfiles profesionales» y «muchos ciclos solo se ofertan en los privados». Consideró que se está dejando «vía libre» para «externalizar» la FP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos