Un plan fomentará vocaciones técnicas y científicas en Euskadi al caer las matrículas

Arévalo, Alonso, Uriarte, Morais y Garamendi. / IREKIA
Arévalo, Alonso, Uriarte, Morais y Garamendi. / IREKIA

El proyecto STEAM, que se aplicará en todas las etapas educativas, conjuga cinco disciplinas: Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas

J. L. ONDOVILLA SAN SEBASTIÁN.

¿Pero qué es el programa STEAM? Es un modelo educativo anglosajón que se utiliza en Países Bajos, Estados Unidos o Reino Unido. Debe su nombre al acrónimo en inglés de las cinco disciplinas académicas que en nuestro sistema corresponderían a Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas. Los proyectos englobados bajo esta denominación pretenden aprovechar los puntos en común y aplicaciones de estas materias para desarrollar un enfoque interdisciplinario del proceso de enseñanza y aprendizaje, para lo que se incorporan situaciones de la vida cotidiana, utilizando todas las herramientas tecnológicas necesarias para ello.

El Departamento vasco de Educación ha decidido impulsar la estrategia 'STEAM Euskadi' con un doble objetivo: fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas en todas las etapas educativas y «prestar especial atención a las alumnas», detalló ayer la consejera Cristina Uriarte, que presentó esta ambiciosa iniciativa junto a los responsables de las cuatro viceconsejerías de su área: Jorge Arévalo (Formación Profesional), Maite Alonso (Educación), Adolfo Morais (Universidades e Investigación) y Olatz Garamendi (Administración y Servicios).

Pese a las campañas para despertar el interés del alumnado, junto a la demanda de los empresarios, la realidad en Euskadi discurre por otro camino. Y es que lejos de mantenerse o aumentar, las matrículas de nuevo acceso en disciplinas técnicas y de ciencias han caído desde el 2012. Por contra, la demanda laboral no para de crecer y este año compañías y fábricas reclaman 11.166 especialistas de FP vinculados a la tecnología y ciencia, mientras que la oferta para licenciados (ingenieros, informáticos, químicos...) asciende a 5.874. El problema añadido es que se sigue sin lograr atraer a las jóvenes. Sólo un 31% eligen un grado universitario vinculado a esta ramas, porcentaje que se desploma al 9% en FP.

«El aprendizaje y la práctica de STEAM ayudan a desarrollar habilidades y a preparar a la juventud para un mercado de trabajo que demanda no sólo mayor conocimiento en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, sino, además, la capacidad de utilizarlo con sentido, contexto y creatividad», resumió Uriarte, que pretende implicar a los agentes socioeconómicos vascos en este proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos