Los sindicatos mantienen los ocho días de huelga en la enseñanza concertada tras fracasar la reunión con la patronal

Reunión en la sede de ELA de trabajadores de la enseñanza concertada. /L.A. GÓMEZ
Reunión en la sede de ELA de trabajadores de la enseñanza concertada. / L.A. GÓMEZ

Los paros se extenderán desde el próximo miércoles 16 hasta el 25 de enero

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

Existían pocas posibilidades de que los sindicatos vascos y la patronal de los centros de iniciativa social de la red concertada de enseñanza llegaran ayer a un principio de acuerdo que permitiera desconvocar los ocho días de huelga programados a partir del próximo miércoles. Las perspectivas se cumplieron y en la reunión que mantuvieron este viernes en Bilbao las partes no lograron desbloquear el conflicto laboral que afecta a 215 colegios, con 120.000 alumnos y unos 9.000 trabajadores.

La plataforma unitaria sindical, formada por ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT, ya había rechazado el pasado martes la última propuesta realizada por Kristau Eskola y AICE-EZEI. Las centrales solicitaron que para el encuentro de este viernes las patronales acudieran con alguna propuesta que les permitiera avanzar en la negociación, pero lo presentado no les satisfizo y decidieron mantener la convocatoria de los paros del miércoles hasta el viernes 25.

A la salida de la reunión, los miembros de la plataforma sindical lamentaron el fracaso de la misma. Miren Zubizarreta, responsable de Educación de ELA y portavoz de las centrales en este conflicto, calificó el encuentro de «decepcionante» y aseguro que Kristau Eskola no había presentado «contenidos de calado», manteniendo una postura «inmovilista».

Los servicios mínimos: el director y otra persona que abra las puertas

El Gobierno Vasco es quien fija los servicios mínimos durante las huelgas. En el caso de la red concertada ha establecido, al igual que en las anteriores convocatorias, que estos se cubrirán con solo dos personas: el director del centro y otra persona encargada de abrir las puertas. En casi todos los casos resultan muy insuficientes, pero especialmente en los colegios más grandes. En algunas ocasiones las directivas suelen recurrir al personal encargado de otros servicios como el transporte o el comedor para cuidar de los más pequeños. Según marca la ley, los trabajadores que van a sumarse a los paros no tienen obligación de transmitir sus intenciones a las direcciones de los colegios, de forma que estas no saben hasta el mismo día de la huelga con cuánta plantilla contarán.

Zubizarreta señaló que la oferta patronal puesta sobre la mesa no incluye ni una mención a temas que la plataforma considera fundamentales como «las posibles recolocaciones de los trabajadores que pueden perder sus empleos ante el cierre de aulas por la bajada de la natalidad» y que tampoco habían avanzado en temas relacionados con los docentes de Formación Profesional y las especialistas de apoyo educativo.

Respecto a la cuestión salarial «siguen manteniendo lo mismo. La perdida de poder adquisitivo, al mantenerse el convenio de 2009, a día de hoy es del 13,6% y la propuesta de la patronal ofrece la posibilidad de recuperar un 3,1%. Solo podemos calificar esta oferta de minucia», resaltó la portavoz.

Con cuentagotas

Miren Zubizarreta también afirmó que a pesar de las movilizaciones emprendidas por los trabajadores hace más de un año, «las respuestas de la patronal para alcanzar algún tipo de acuerdo llegan con cuentagotas, son pasitos escasos» ante las peticiones de la plataforma sindical.

Por estas razones, la portavoz comentó que «no nos queda más remedio que mantener las huelgas» y también señaló que desconocía si de aquí al próximo miércoles la patronal les convocaría a una nueva reunión, aunque, advirtió, «tiene que ser con avances, contenidos de calado porque no vale convocar una mesa por convocar a tres días de la huelga».

Kristau Eskola, la patronal que agrupa a los colegios religiosos y que es mayoritaria entre los centros de iniciativa social de la red concertada, también se pronunció sobre el fracaso de la negociación. Su director general, Mikel Ormazabal, apeló a los sindicatos «responsabilidad y profesionalidad cara a poder lograr un acuerdo básico necesario».

Calificó de «irresponsabilidad» que los sindicatos no respondan «con argumentos y planteamientos concretos» a la última propuesta presentada y que «sigan con afirmaciones generalistas que imposibilitan una verdadera negociación».

La patronal de los centros de iniciativa social se reunirá conlos padres el martes

Desde Kristau Eskola afirman que «compartimos con las familias su preocupación y les comunicamos que estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para alcanzar un acuerdo con sindicatos».

Los responsables de la patronal se reunirán el próximo martes con las asociaciones de madres y padres de los alumnos para evaluar las posibles consecuencias de los ocho días de huelga.

Diferencias internas

De cara a la negociación los sindicatos mantienen una postura unitaria, pero en su seno hay disparidad de criterios sobre cuáles deben ser las prioridades a la hora de negociar. ELA, central que cuenta casi con el 70% de los representantes sindicales de los centros de iniciativa social y por lo tanto es mayoritaria y puede imponer su postura, apuesta por una reivindicación global de todos los puntos de la plataforma, con especial incidencia en la cuestión retributiva.

Por contra, los sindicatos minoritarios -CC OO, LAB y UGT que tienen alrededor del 15% de la representación- consideran que la patronal sí ha dado algún paso cualitativo desde el pasado diciembre, sobre todo en el camino a alcanzar un acuerdo para el mantenimiento del empleo y la recolocación del personal afectado por el previsible cierre de las aulas. También abogan por llegar a un acuerdo similar al conseguido en las ikastolas.

De todas formas, estos tres sindicatos también critican a Kristau Eskola en el tema de las cargas de trabajo de los docentes «donde no se ha realizado ningún esfuerzo salvo con un pequeño matiz en el caso de los especialistas de apoyo donde se han ofrecido veinte horas más complementarias al año para la preparación del trabajo y seguimiento del alumnado».

En anteriores negociaciones en la enseñanza -en la red pública, donde se llegó a un acuerdo con el Departamento de Educación, tras varias huelgas y en las ikastolas, también de la red concertada, donde se llegó a un acuerdo hace poco más de un mes para redactar un convenio que se firmará dentro de seis meses-, ELA se posicionó en contra de firmar los acuerdos, pero en esos casos no tenía mayoría sindical en los centros y tuvo que plegarse a la decisión del resto de las centrales.

En contexto

 

Fotos

Vídeos