Kristau Eskola insta al Gobierno vasco a sentarse a negociar con patronal y sindicatos

Los sindicatos han organizado este lunes una caravana de coches./FERNANDO GÓMEZ
Los sindicatos han organizado este lunes una caravana de coches. / FERNANDO GÓMEZ

Los responsables de la red concertada piden abordar la «mejora de las condiciones laborales de las plantillas y de la financiación pública»

MARTA FDEZ. VALLEJO

La patronal mayoritaria en los colegios concertados, Kristau Eskola, ha implicado este lunes directamente al Gobierno vasco en la búsqueda de una solución al grave conflicto laboral en su red, que suma el cuarto día de huelga consecutiva. Ha instado al Ejecutivo de Urkullu a que constituya una mesa de trabajo entre los responsables del sector, la Administración y los sindicatos para tratar de poner fin a esta larga batalla que va a provocar la pérdida de al menos 14 jornadas de clase este curso a miles de alumnos y que mantiene un bloqueo total en la negociación. El Departamento de Educación ha optado por no responder a esa petición.

Kristau Eskola celebró el pasado sábado una asamblea extraordinaria ante la complicada situación que soporta su sector, en la que elaboró una 'declaración institucional' hecha pública este lunes. En el comunicado dejan claro por dónde creen que debe llegar la solución: exigen una negociación en la que participe el Gobierno vasco para «mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y los conciertos», las subvenciones públicas que reciben. Plantean la necesidad de una «financiación adecuada al coste real».

La patronal ha defendido en todo momento que la oferta laboral que han hecho a los trabajadores es la «máxima» posible con los recursos disponibles y que para responder a todas las peticiones de las plantillas necesitan más dinero público. «Kristau Eskola insta a todas las partes implicadas a un ejercicio de responsabilidad en favor de la red concertada, sus centros y sus trabajadores. La realidad de los datos de la financiación y la realidad demográfica lo exigen», insisten.

Aunque se muestran «abiertos a todas las vías de diálogo y negociación», aclaran que «seguiremos firmes ante aquellos planteamientos que cuestionen el sistema de conciertos educativos o que pongan en peligro la sostenibilidad de nuestros colegios, sería una irresponsabilidad por nuestra parte», advierten, a la vez que se unen «a la preocupación de las familias» por la pérdida de clases. La patronal pide, además, un «reconocimiento público de la enseñanza concertada» por « su contribución a la sociedad vasca» y «del servicio que ofrecen» sus centros.

Negociación

Estas declaraciones se hacían públicas pocas horas después de que la consejera de Educación contestara también al clamor de los miles de padres que salieron el domingo a la calle en Bilbao para pedir que no se use a sus hijos como «instrumento de presión» y exigir que se sienten todas las partes a negociar, incluido el Gobierno vasco. Uriarte ha manifestado que comparte la «preocupación» de los padres, «porque en este conflicto los grandes perjudicados son los alumnos y sus familias», pero insiste en que «conseguir un acuerdo laboral» le corresponde «exclusivamente» a patronal y sindicatos, y que el Ejecutivo solo puede reclamar a las dos partes enfrentadas que «se sienten a negociar». Cualquier mediación «tendría que venir del Departamento de Trabajo», ha apuntado la consejera durante la presentación de la campaña de matriculación.

Uriarte se muestra convencida de que una huelga «desproporcionada» de ocho días en la enseñanza «no se corresponde con unos objetivos laborales». «No todo vale para defender las condiciones de trabajo, hay alumnos que se juegan el curso», advierte. Ha vuelto a insinuar que esta larga batalla laboral tiene unos fines «diferentes» a los de mejorar las condiciones de trabajo de las plantillas de estos colegios. Y señala de nuevo al sindicato mayoritario en esta red. «No sé si serán objetivos políticos, si es año electoral... pero habría que mirar las declaraciones de ELA», ha dicho.

Las centrales en lucha -ELA, Steilas, LAB, UGT y CC OO- han respondido este mismo lunes a las declaraciones de la consejera. Consideran que el Gobierno vasco tiene «una evidente intención de eludir cualquier tipo de responsabilidad en el conflicto» cuando «sin ningún tipo de base insinúa que detrás de estas huelgas puede haber algún tipo de fin oculto». «Contra lo que pretende dar a entender Uriarte, el único objetivo de la huelga es la recuperación y mejora de las condiciones de trabajo, teniendo en cuenta que llevamos diez años sin un convenio colectivo en el sector», han subrayado. Se han mostrado convencidos de que esas mejoras, «que son imprescindibles», han puntualizado, «tendrían un impacto inmediato en la calidad educativa de estos colegios».

Los sindicatos han calificado, además, de «irresponsabilidad» que «después de 13 días de paro -desde el curso pasado-, el «Gobierno vasco eluda responsabilidades y la patronal no haya hecho ninguna nueva propuesta de condiciones laborales».

Del 17% al 60% de respaldo, la brecha entre las dos partes

Los responsables de los colegios religiosos de Kristau Eskola han cifrado en un 17% el seguimiento del paro de este lunes, el cuarto día de huelga consecutiva en la enseñanza concertada. Los sindicatos, sin embargo, han vuelto a situar el respaldo a la huelga mucho más alto, en un 60%. En lo único que coinciden es que Bizkaia es el territorio con mayor incidencia. La convocatoria, que se repetirá mañana, afecta a 215 colegios de Kristau Eskola, AICE, Ikasgiltza y Centros Diocesanos, en los que estudian cerca de 120.000 alumnos. Hay 10.000 trabajadores llamados a estas movilizaciones que comenzaron el pasado curso.