Los institutos vascos con más autonomía y jornada continua se duplican este curso

El programa consigue que los alumnos se impliquen más en las actividades./MORQUECHO
El programa consigue que los alumnos se impliquen más en las actividades. / MORQUECHO

Medio centenar de centros de secundaria participan ya en el programa Hauspoa | Las mañanas se dedican a clases ordinarias y las tardes, a refuerzo u otras actividades

Teresa Flaño
TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

La introducción de mejoras en la enseñanza exige un cambio de las condiciones internas de cada centro, no solo en lo referido a la actividad del aula o a la metodología de trabajo, sino también a otros aspectos que afectan al proceso de enseñanza: la gestión de los tiempos escolares y de los recursos materiales y humanos o la organización de espacios.

Educación puso en marcha hace cinco años el proyecto piloto Hauspoa, que nació con la participación de trece centros escolares que imparten Educación Secundaria Obligatoria. A la vista de los buenos resultados, la segunda convocatoria, en el curso 2015-2016, para participar en este programa de educación eficiente se amplió hasta 28 y en la última de este mismo año, son 62 los institutos que han solicitado implantar este sistema, aunque solo 25 se estrenan este curso en el programa.

«Los 28 centros que hasta ahora han funcionado dentro de este proyecto, que tiene en la jornada continua uno de sus mayores atractivos, han recibido el visto bueno de la inspección, aunque a alguno se le han indicado ciertos aspectos de mejora. Ante estos buenos resultados, hemos decidido realizar otra convocatoria. El hecho de que de las más de 60 propuestas solo elijamos 25 significa que apostamos por los que más garantías ofrezcan», explica Eugenio Jiménez, director de Centros del Departamento de Educación. Ese grado de exigencia ha hecho al departamento rechazar la idea de permitir entrar en el programa a todos los institutos que lo solicitaran para poder llevar un seguimiento más estricto. «La inspección debe estar muy encima y si abriéramos de golpe las listas no habría suficientes inspectores para el control y no se podría crear una red eficiente de centros Hauspoa, que es el objetivo final. Queremos que se conviertan en guía para los que se vayan sumando en el futuro, como lo están haciendo los de ahora».

La complicidad es contagiosa y el primer objetivo que se logra es mejorar la convivencia

Los centros se organizan según sus necesidades y, especialmente, las de sus alumnos

Los principales objetivos que se buscan con este proyecto son mejorar la calidad de los centros para avanzar hacia la excelencia aumentando la autonomía; poner en práctica y evaluar nuevos modelos de tiempos escolares; contribuir a la mejora de la equidad en los centros con una oferta de actividades que no suponga un coste adicional para las familias, ni la desaparición de la oferta de servicio que actualmente realiza el centro, y que contribuya a avanzar hacia el éxito educativo de todo el alumnado; impulsar la adquisición de competencias de los estudiantes fuera del horario lectivo; promover la mejora de los resultados y del clima escolar y desarrollar la autonomía del alumnado.

En la consejería también se ha tenido en cuenta que los cambios y progresos experimentados en la sociedad han llevado a ampliar la visión de que la educación formal no constituye ya el único campo o ámbito educativo de la enseñanza y, en consecuencia, el concepto de espacio y tiempo escolar se extiende más allá de las horas lectivas.

Características diferentes

«Cada centro tiene unas características muy distintas. Es una forma de darles la capacidad de adaptarse a su entorno, según sus necesidades, sobre todo las de sus estudiantes. Hauspoa se enmarca dentro de la política aplicada desde Educación de dar cada vez más autonomía teniendo en cuenta el perfil de su alumnado y las circunstancias socioeconómicas, lingüísticas y culturales que le rodean», apunta Jiménez.

Aunque adaptado de modo específico y con variaciones según la necesidad y apuesta de cada centro -generalmente se concentran las 30 horas lectivas semanales en horario continuo-, «en nuestra educación la jornada partida es universal y esta fórmula es un quid pro quo para involucrar al máximo del profesorado público de Secundaria», añadiendo un mínimo de 6 horas semanales (y un mínimo de 180 horas anuales) con propuestas muy variadas de horario no lectivo.

La jornada continua es uno de los mayores atractivos de Hauspoa, pero siempre manteniendo las 1.050 horas lectivas obligatorias por curso. Los institutos han optado por reservar las mañanas para clases ordinarias, la enseñanza formal. De ocho y media a dos y media.

La flexibilización de una parte del horario permite que alumnado y profesorado se conozcan y reconozcan mejor fuera de sus roles cotidianos. Este descubrimiento se contagia a todo el calendario y a todo el ámbito del centro, mejorando el ambiente escolar y promoviendo mejoras de los resultados académicos.

Jiménez rechaza que con esta medida se trabaje menos. «La jornada laboral es la misma, pero con más implicación. En la anterior convocatoria solicitábamos que un 25% del profesorado estuviera implicado y en la de este año hemos subido el porcentaje al 50% porque este proyecto no sale adelante si no hay una complicidad. La experiencia nos ha demostrado que esa implicación es contagiosa y el beneficio que se consigue a más corto plazo es el de la mejora de la convivencia».

Después vienen otros logros como el aumento de los niveles de comprensión de lectura, lingüísticos... «porque los alumnos se ayudan unos a otros. Empiezan a ver el instituto como algo más que un lugar donde estudiar, como un espacio que forma parte de sus vidas». En bastantes casos, los chavales se acercan por las tardes aunque no les toque ir porque quieren hablar con un profesor o porque van a hacer algún trabajo en lugar de realizarlo en casa o «porque simplemente quieren estar ahí». En resumen, el centro se convierte «en un lugar de encuentro más parecido a un centro social».

Las clases no son solo de refuerzo, también hay de profundización para alumnos que van bien, tertulias, talleres de cocina, de baile o de tecnología, clases de idiomas...

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos