El Gobierno Vasco remite al Parlamento el documento con las bases para el acuerdo en el sistema educativo

El Gobierno Vasco remite al Parlamento el documento con las bases para el acuerdo en el sistema educativo

Los grupos que deberán decidir qué tratamiento posterior se le da porque se trata de un proceso poco habitual y novedoso

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

El documento con las bases para el Acuerdo para la Educación, definido por la consejera Cristina Uriarte como «una reflexión compartida que permita sentar las bases del sistema educativo vasco», cuenta desde este martes con la aprobación del Gobierno Vasco. El próximo paso será remitirlo al Parlamento para que los grupos lo debatan y decidan, en caso de su aprobación -que todavía está en el aire porque por ejemplo Bildu ya se ha posicionado en contra-, qué recorrido debe tener, aunque el propósito es que se convierta en un referente para poder lograr objetivos más ambiciosos como una nueva Ley Vasca de Educación.

El texto fija los retos para la modernización del sistema, para favorecer la convivencia y para garantizar una escolarización no discriminatoria. También persigue reforzar los procedimientos de evaluación, consolidar una educación plurilingüe con el euskera como eje central y otorgar más autonomía a los centros que desarrollen sus proyectos en función de sus singularidades.

Uriarte ha explicado que la actual ley de Educación ha cumplido 25 años y en este tiempo en la sociedad en general y en la enseñanza en particular «ha sufrido cambios vertiginosos» y por ello es necesario «repensarla para adaptarla al nuevo paradigma».

A comienzos de este curso, desde el Departamento de Educación se anunció la constitución de varios grupos de trabajo con personas relacionadas con la educación para «alcanzar puntos de encuentro». Los temas sobre los que debían reflexionar se enmarcaron en cinco grandes bloques: modernización, convivencia, evaluaciones, lenguas y autonomía de los centros.

El primer borrador con las bases del acuerdo se hizo público el 25 de febrero para que otros agentes educativos y particulares, estos a través de la plataforma Irekia de información y atención a la ciudadanía, realizaran nuevas aportaciones que se acercaron al centenar. Posteriormente, el documento se trasladó al Consejo Escolar para que lo evaluara y también aportara opiniones.

A mediados de mayo, el órgano representativo de la comunidad escolar lo devolvió a la consejería «matizado y enriquecido». Aunque la valoración global al documento fue positiva, con más de un 72% de aceptación en cada una de las cinco áreas, el Consejo echó en falta «otras cuestiones básicas» que no se recogen en el borrador como la financiación, la euskaldunización, la planificación o el tratamiento de la religión. Los sindicatos LAB y Steilas, y la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de la escuela pública, Ehige, emitieron votos particulares contrarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos