Cuarenta jóvenes vascos viajarán a Auschwitz y Belfast dentro del programa 'Etikasi'

El secretario general de Derechos Humanos, Jonan Fernandez y la presidenta del Consejo de la Juventud de Euskadi, Maialen Olabe./EFE
El secretario general de Derechos Humanos, Jonan Fernandez y la presidenta del Consejo de la Juventud de Euskadi, Maialen Olabe. / EFE

El objetivo de la iniciativa es aprender sobre ética y derechos humanos mediante visitas a lugares relacionados con la guerra y la violencia

EUROPA PRESS

El Gobierno Vasco y el Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) iniciarán la experiencia piloto del programa 'Etikasi', que prevé ofrecer al alumnado de Bachiller, de Ciclos de Grado Medio o Superior de FP y de primer curso de Universidad experiencias educativas mediante visitas a ciudades y enclaves europeos marcados en la historia reciente por hechos traumáticos relacionados con la guerra y la violencia, con el viaje de dos grupos de jóvenes a Auschwitz y Belfast en junio y julio.

El secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, y la presidenta de EGK, Maialen Olabe, han presentado en San Sebastián las novedades de este proyecto, que parte del Plan de Convivencia y Derechos Humanos 2017-2020 del Ejecutivo vasco.

Fernández ha recordado que su iniciativa 9 establece las previsiones de actuación del Gobierno vasco en materia de educación, concentradas en el desarrollo de un programa de refuerzo de la educación en convivencia y derechos humanos.

En desarrollo de estas previsiones, el 29 de junio de 2017, la Secretaría General de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación presentó el documento titulado 'Programa Complementario de Educación en Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación 2017-2020'. El sexto eje de actuación se centra en el impulso del Proyecto 'Etikasi'.

Según ha detallado Jonan Fernández, el objetivo de 'Etikasi' es que las personas jóvenes «aprendan sobre ética y derechos humanos mediante visitas educativas a lugares emblemáticos en Europa» tales como «ciudades marcadas por la existencia de campos de concentración, o por regiones azotadas por graves episodios de violencia como los Balcanes o Irlanda del Norte«.

Reflexionar sobre los derechos humanos

Asimismo, desde el punto de vista de la educación en derechos humanos, «la experiencia de conocer físicamente y entrar en contacto con lugares e historias sobre acontecimientos traumáticos vividos en otros lugares del mundo tiene un potencial pedagógico de fuerte impacto y permanencia«. »Nos permite ponernos en el lugar de otras personas y de ver el mundo desde otro lugar«, ha añadido.

En esa línea, ha detallado que la primera fase de esta iniciativa tiene «carácter de experiencia piloto» y será desarrollada «conjuntamente» por la Secretaría General de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación y el Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK). Después, la evaluación de la experiencia piloto constituirá «la base para consolidar una oferta anual del Programa 'Etikasi', que estará condicionado a la participación en un programa educativo previo y posterior a la visita».

Tanto el viaje como el programa educativo previo y posterior tienen como objetivo «impulsar un proceso de reflexión sobre los derechos humanos, basado en el fundamento humano de la dignidad humana y orientado al compromiso con la paz, la diversidad y la solidaridad desde la opción por la empatía«, según ha señalado la presidenta de EGK.

El plazo para la presentación de solicitudes de esta experiencia piloto se abrió en enero. Una vez cumplidos los plazos, los grupos seleccionados han recibido durante estas últimas semanas sesiones formativas. De esta manera, un grupo de 30 estudiantes de Primero de Bachillerato visitará Auschwitz la semana que viene y la primera semana de julio lo hará a Belfast un grupo conformado por 10 alumnos de primer curso de Universidad y Ciclos de Grado Medio y Superior.

La consolidación del programa, ha apuntado Fernández, «se plasmará mediante una convocatoria anual del número de plazas que la disposición presupuestaria haga posible para hacer posible que jóvenes de nuestro país puedan visitar durante cinco días lugares emblemáticos desde el punto de vista de la memoria en Europa«.