El Gobierno Vasco no da por hecho que el PP apoye también la futura ley educativa

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, en la inauguración del curso escolar./JOSÉ MARI LÓPEZ
La consejera de Educación, Cristina Uriarte, en la inauguración del curso escolar. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Los populares avisaron ayer de que su respaldo al texto de bases para la reforma no significa que vayan a dar su voto «a cualquier cosa»

ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

El 'sí' del PP vasco al documento de bases para el acuerdo educativo en Euskadi permite a los socios de gobierno, PNV y PSE, mantener con vida una de las promesas legislativas del gabinete Urkullu, pero no significa un cheque en blanco para la nueva Ley de Educación. Lo advirtió ayer el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, que avisó de que están a favor de que se debata esa reforma, pero no apoyarán «cualquier cosa», una advertencia asumida dentro del Departamento vasco de Educación, que no da por hecho el acuerdo final, para el que todavía queda un largo calendario. El compromiso es presentar un anteproyecto para antes de final de legislatura en 2020.

La fotografía de la sesión monográfica del pasado lunes en el Parlamento Vasco podría dejar una imagen equívoca de un camino por delante despejado de salida. Los populares tenían la llave para decantar la balanza hacia el lado de nacionalistas y socialistas, o bien hacia la bancada de la oposición con EH Bildu y Podemos, que reclamaron la retirada del documento, sin éxito. Por si alguien interpretó erróneamente la votación, ayer el presidente de los populares vascos quiso ser «muy claro»: «Nosotros queremos jugar ese partido y queremos que haya una reforma educativa en el País Vasco. Conocemos bien las diferencias, pero ayer -por el lunes- vimos que Bildu se levantaba de la mesa, que Elkarrekin Podemos votaba a todo que no, y nosotros queremos jugar ese partido y que haya una reforma», dijo en declaraciones a los periodistas recogidas por Europa Press. Habrá partido, pero el resultado final dependerá de cómo se equilibren de nuevo las fuerzas políticas. De momento, sí se ha logrado que los populares den su voto a favor para un proyecto auspiciado por el PNV-lo hicieron también con la Ley de Puertos a finales de junio-, tras la moción de censura a Rajoy que los jeltzales apoyaron.

En lo que respecta a la reforma educativa en Euskadi, el PP vasco marca sus líneas rojas y exige al Gobierno Vasco que renuncie al «adoctrinamiento» en las aulas y rebaje «la carga de euskera» para que su partido pueda respaldar una reforma de la Ley de Educación. Alonso se mostró «muy crítico con la política educativa del Gobierno Vasco por una razón: ha fracasado, ha fracasado en las evaluaciones de PISA y está dando malos resultados». «Ni siquiera cree el Gobierno Vasco en su propia política educativa porque ha planteado su reforma», reflejó.

«Se necesita renunciar al adoctrinamiento y a la obsesión por el euskera», reclama el PP vasco

Educación se ha comprometido a presentar un anteproyecto para antes de fin de legislatura

Las condiciones de los populares son claras. «Si se quiere una reforma de la educación, es necesario que se renuncie al adoctrinamiento, que es lo que se quería hacer esta semana con la unidad didáctica 'Herenegun'», dijo en alusión al programa educativo sobre la historia reciente de Euskadi, con la que, según el PP y asociaciones de víctimas, se pretende «blanquear» el pasado de ETA y «abonar la teoría del conflicto».

Alonso pidió que «se rebaje la carga de euskera en las aulas» porque «esa obsesión perjudica el conocimiento de otras materias». «Ha de introducirse definitivamente el inglés para que haya igualdad de oportunidades para nuestros niños, se ha de garantizar la libertad educativa, la posibilidad de elegir centro, la participación de los padres en el proyecto educativo de los centros y se ha de mejorar la flexibilidad de los centros para hacer su propio proyecto», señaló. El PP invitó a «darse una vuelta por lo que hacen en Castilla y León, o en La Rioja, para introducir las mejoras que hacen y para que sus niños y sus niñas obtengan muchos mejores resultados» que los de Euskadi en las evaluaciones de PISA.

«Si se va en esa dirección, de más libertad, menos imposición, menos obsesión por el euskera, y más trabajo práctico, ahí va a estar el PP. Se lo he dicho al lehendakari, se lo he dicho a los miembros del Gobierno, y ayer dijimos que estamos a favor de una reforma, pero este Gobierno tiene que cambiar porque da más resultado», concluyó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos