El descenso de alumnos y el conflicto en la concertada marcan el inicio del curso escolar