La concertada afronta desde mañana dos huelgas más y un fin de curso sin solución al conflicto

Rueda de prensa de las AMPAS de los colegios concertadas. / ./E.C
Rueda de prensa de las AMPAS de los colegios concertadas. / . / E.C

Los sindicatos advierten de que los paros y movilizaciones continuarán en septiembre si no se avanza en la negociación

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Los colegios concertados afrontan mañana y el jueves dos nuevas huelgas, con las que suman ya 24 este curso. Desde las cuatro jornadas consecutivas de paros de abril, antes de las vacaciones de Semana Santa, la negociación está parada, por lo que la situación apunta a que el curso acabará con el conflicto abierto y la amenaza de nuevas movilizaciones a partir de septiembre. Los sindicatos llevan a cabo estos días una ronda de contactos con los partidos para informarles de la difícil situación en la que se encuentra el conflicto laboral.

La pasada semana, las centrales convocantes de los paros -ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT- criticaron que tanto la patronal como el Departamento de Educación «no han dado pasos que abran vías de entendimiento» y anunciaron las reuniones con las formaciones políticas para «denunciar la falta de voluntad negociadora real» de los gestores privados de los 200 centros afectados, donde estudian más de 100.000 alumnos. Censuraron de nuevo a la consejería de Cristina Uriarte por su falta de «implicación» en la búsqueda de soluciones, lo que «supone una enorme irresponsabilidad».

LA CLAVE

107.000
alumnos de 215 centros están afectados por el conflicto, el 70% de la red concertadaSon colegios de Kristua Eskola, Diocesanos e independientes de AICE.
24
jornadas de huelga van a soportar los centros de iniciativa social este curso.

Pérdida de días lectivos

Las centrales denuncian que «la negativa» de la patronal a admitir sus propuestas y la «inhibición» de Educación han provocado que se incumpla la resolución que en febrero aprobó la propia Cámara vasca, en la que se reclamaba al Departamento «que se implicase en el conflicto». Por eso insistieron en que «deben adoptar medidas y decisiones» que ayuden a desbloquear la situación «por el bien» de las familias y alumnos afectados. Los sindicatos en lucha advierten de que el conflicto en la enseñanza concertada proseguirá el próximo curso, porque «sin nuevas propuestas, seguiremos por la vía de la movilización y no nos dejarán más opción que las huelgas».

Desde las huelgas de abril, sindicatos y patronal no han mantenido reuniones ni hay nuevas propuestas

Estos dos nuevos paros se producen en un momento de hartazgo de las familias ante el gran número de jornadas de clase perdidas, 24 este curso, que afectan principalmente a los alumnos de Bachillerato, ya a las puertas de la Selectividad. Las asociaciones de padres de alumnos del sector también han llevado su reclamación de que se avance en la negociación para poner fin a los paros a los partidos políticos, el Ararteko, los sindicatos y las patronales sin resultado alguno.

A las huelgas están llamados cerca de 9.000 trabajadores de colegios de iniciativa social. Las principales reivindicaciones que ponen los sindicatos encima de la mesa son la recuperación del poder adquisitivo de los diez años sin convenio (cercano a un 12%), recolocación del personal afectado por el cierre de aulas ante la caída de la natalidad, reducción de la carga de trabajo, reconocimiento de 70 horas de trabajo personal y mejora de las condiciones laborales de los especialistas de apoyo educativo y personal de primer ciclo de Educación Infantil.