Los alumnos vascos lideran el ranking de aprobados y nota de Selectividad en España

Un grupo de alumnos realiza la evaluación de acceso a la Universidad (EAU)./Ignacio Pérez
Un grupo de alumnos realiza la evaluación de acceso a la Universidad (EAU). / Ignacio Pérez

Castilla y León denuncia que su prueba es más difícil y abre la polémica sobre la posible diferencia de nivel de los exámenes en cada comunidad

MARTA FDEZ. VALLEJO

Los alumnos de segundo de Bachillerato están a punto de acabar el curso y comenzar con las clases de repaso para preparar la evaluación de acceso a la Universidad (EAU), la antigua Selectividad, que se hará en la primera semana de junio. Los resultados de la prueba en 2017, con casi un 98% de aprobados entre los más de 9.000 aspirantes que se presentaron y una nota media que rozó el siete, les ha colocado al frente del ranking del Estado, según los datos del estudio del Ministerio de Educación. Ese informe que lidera Euskadi ha salido a la luz justo cuando Castilla y León, 'número uno' en PISA pero con unos resultados flojos en los exámenes de acceso a la Universidad, ha desatado la polémica al denunciar su consejero de Educación que los ejercicios en su comunidad son «más difíciles». Incluso ha pedido a los examinadores de su región que preparen unos ejercicios «ajustados» a los del resto de España.

Euskadi está casi seis puntos por encima de la media española en porcentaje de aprobados en la fase general de la prueba. Los alumnos vascos, además, superaron todos los ejercicios de esta parte obligatoria - que evalúa las lenguas oficiales, idiomas extranjeros, matemáticas, historia de España y arte- y con una media de un 6,69. Solo hay tres comunidades con mejor nota -apenas unas décimas más-, Canarias, Cantabria y La Rioja. En la fase de admisión, a la que se presentan los alumnos de forma voluntaria para subir su calificación, también los vascos superaron el listón medio estatal.

Euskadi está seis puntos por encima de la media general en aprobados, con un 97,8% en 2017

En todas las comunidades se alcanza o supera el 90% de aprobados. La partida se juega entre los alumnos con mejores calificaciones que aspiran a entrar en grados de difícil acceso. En España hay distrito único y la nota obtenida en una comunidad vale para entrar en cualquier facultad española. El problema se plantea en las carreras con mayor exigencia de media, como Medicina y otras relacionadas con la salud y la biomedicina. Un estudiante puede verse obligado a renunciar a hacer un grado concreto o a trasladarse a otra comunidad para cursar la carrera por un punto o una décima arriba o abajo en Selectividad. Es el motivo de fondo del debate abierto por Castilla y León, que se ha convertido en la comunidad que acoge al porcentaje más alto de universitarios de fuera, de entre todas las autonomías, mientras que una alta proporción de sus jóvenes se ven obligados a emigrar por los estudios.

Protestas

El consejero de Educación de Castilla y León, Fernando Rey, pidió hace unos días a los profesores que formen parte de los equipos técnicos que elaboran las pruebas de las distintas asignaturas que tengan en cuenta la situación del resto de comunidades y pongan un «examen ajustado» a ello. Recordó que los técnicos pueden tener en cuenta «los instrumentos y orientaciones oportunas» que permitan, «sin bajar el nivel de exigencia, ni el rigor y la seriedad de la prueba», acercarse a la actuación de otras regiones.

El Gobierno Vasco y la UPV eligen a los examinadores

Dos coordinadores por asignatura son los encargados de diseñar los exámenes de la EBAU en Euskadi. «El Gobierno vasco elige a uno de los coordinadores y la Universidad del País Vasco, al otro», detalla la responsable de la prueba en la institución académica, Osane Oruetxebarria. Los exámenes se deben ajustar a los contenidos de segundo curso de Bachillerato y su elaboración tiene que adecuarse también a una serie de directrices que marcan las leyes estatales, como el peso que tiene cada tema en la nota final. Los coordinadores mantienen una o dos reuniones informativas con los responsables de las asignaturas en los centros de enseñanza para darles detalles sobre el examen y comunicarles los cambios que se han podido introducir de un año a otro. Los coordinadores elaboran tres ejercicios -con opciones A y B para elegir- , uno para la prueba ordinaria, otro para la extraordinaria y un tercero de reserva.

Cada comunidad dispone de margen de actuación en la elaboración de los ejercicios, que se suele reflejar en las preguntas del examen de Historia de España y en Lengua Castellana. Por ejemplo, en Euskadi se incluyen cuestiones sobre la historia del País Vasco y comentarios de texto y preguntas de autores autóctonos. 'La II República y la Guerra Civil' en Euskadi o el 'Nacionalismo en el País Vasco' fueron preguntas de Historia en 2017. Pío Baroja es autor obligado para el examen de lengua.

Miles de estudiantes castellanoleoneses se manifestaron el mes pasado por una prueba de «acceso única» para toda España. Consideran que los contenidos que ellos deben preparar son más complejos que los del resto por lo que les deja «en clara desventaja» para entrar en la Universidad puesto que las notas que logran son más bajas. Asociaciones de padres y partidos políticos se han sumado también a la petición de un único ejercicio, al estilo de la reválida de Bachillerato del PP.

Los castellanoleoneses piden a los examinadores unas pruebas «ajustadas» al resto de autonomías

Los críticos con el sistema actual se apoyan en la comparación entre las pruebas PISA y de Selectividad para demostrar la falta de equidad. Entre las comunidades con mejores notas en el examen de acceso a la Universidad figuran Canarias, Extremadura o Murcia, regiones con malos resultados en el examen internacional. Los estudiantes madrileños, terceros en PISA, ocupan el segundo puesto por la cola en la Selectividad de 2017 y los castellanoleoneses, que quedaron primeros en PISA, son décimos en notas de acceso a la Universidad. El País Vasco no alcanzó la media estatal en el último examen internacional y, por el contrario, destaca por encima del resto de autonomías en Selectividad.

Más representativo es fijarse en el número de estudiantes de sobresaliente, que son los que tendrán oportunidad de conseguir una plaza en las carreras en las que hay más solicitudes que plazas disponibles. La Asociación por un Acceso en Igualdad a la Universidad elaboró un estudio en el que muestra que Canarias y Extremadura tienen una proporción de alumnos con sobresalientes en Selectividad tres veces mayor que Castilla y León, Madrid y Navarra, los tres primeros puestos en PISA 2015.

Otro estudio de la Universidad de Valladolid mide el número de estudiantes que obtienen entre 9 y 10 en seis materias importantes, Historia, Lengua Castellana, Inglés, Biología y Química, también sitúa a Canarias y Extremadura en las primeras posiciones en Selectividad.

Los mejores en lengua cooficial y en inglés y los peores en castellano

El castellano es una de las asignaturas en las que flojean los alumnos vascos en Selectividad. En el ejercicio de lengua española obtuvieron una nota media de 6,03 en la cita de 2017, por debajo de la media nacional de 6,45. Es la segunda peor calificación de todas las comunidades, solo por delante de Baleares. Los estudiantes del País Vasco también están en el furgón de cola en porcentaje de aprobados. Superó la prueba el 76,25%, por debajo del listón medio en España, que se situó en el 82,20%, y solo con las Islas Baleares por detrás. Entre todas las comunidades españolas los alumnos de Canarias han demostrado dominar mejor el español.

La baja calificación de los alumnos vascos en castellano ha sido protagonista de dos debates en el Parlamento vasco en las dos últimas semanas, ante iniciativas presentadas por el PP en la que pedían medidas para mejorar los aprendizajes en esta lengua oficial. La consejera de Educación quitó importancia a los resultados y los vinculó al especial modelo de integración de lenguas del sistema de enseñanza bilingüe en Euskadi.

En ese sentido, el euskera es una de las fortalezas de los jóvenes cuando llegan a la Universidad. El informe de 2017 muestra que, además del notable de media en lengua vasca (7,67), hubo más de un 94% de aprobados en ese examen. Y Euskadi gana al resto de comunidades con lengua propia. Si la nota media de las regiones con dos idiomas oficiales se sitúa en 6,46, solo la superan el País Vasco, cuyos alumnos sacan la mejor calificación (7,67), y los de la Comunidad Valenciana (6,47).

El inglés es otra de las materias en las que se lucen los estudiantes vascos, que obtuvieron un 7,45, un punto por encima de la media española y con tan solo un 9% de suspensos frente al 23% del resto del Estado.

A los aspirantes que hicieron la Selectividad en Euskadi les fue mucho peor en el examen de Matemáticas (por la vía de Ciencias Sociales), con un 5,35 de media, y en Física, con un 5,90. En esas dos materias los suspensos superaron el tercio de los presentados.

 

Fotos

Vídeos