El Gobierno quiere implantar una hora diaria de lectura en las escuelas

El Gobierno quiere implantar una hora diaria de lectura en los colegios./
El Gobierno quiere implantar una hora diaria de lectura en los colegios.

Es una de las medidas del nuevo Plan de Fomento de Lectura que cuenta con una dotación de 7,2 millones de euros para este año

MIGUEL LORENCIMadrid

Los lectores se cultivan desde la infancia y para que proliferen y florezcan el Gobierno quiere implantar una hora diaria de lectura en las escuelas. Es una de las medida más llamativas del Plan de Fomento de la Lectura 2017-2020, que contempla una dotación de 7,2 millones de euros para este año. Una cantidad que se «repetirá o incrementará» en los tres ejercicios siguientes, según aseguró Fernando Benzo, secretario de Estado de Cultura y encargado de presentarlo.

Bajo el lema 'Leer te da vidas extra', contempla un total de 18 programas con 57 medidas dentro de seis líneas de actuación. Entre ellas, una campaña de concienciación y formación contra la piratería y la implementación de beneficios fiscales de hasta un 90% para quienes desde el sector privado inviertan proyectos incluidos en el plan.

Cultura deberá coordinar con las comunidades autónomas que tienen transferidas las competencias educativas la implantación de esa hora de lectura diaria, fuera del horario lectivo. El Ministerio que comanda Íñigo Méndez de Vigo solo puede garantizarla ahora en los colegios de Ceuta y Melilla, ciudades autónomas en las que tiene la competencia directa, pero quiere consolidar con las comunidades autónomas «el papel de la lectura como elemento central en el currículo escolar».

Es el tercer plan sobre la lectura que se aborda desde el Ejecutivo, tras los de 2001 y 2005. Se dirige tanto al 37,8% de la población que no leyó un libro en el último año como al 62% que declara haber leído al menos uno. Un porcentaje que ha aumentado 4,5 puntos en el último año y que permite a Méndez de Vigo asegurar que «en España se lee más que nunca».

El plan pretende, según el ministro, «incrementar la demanda lectora mediante la promoción, extensión y consolidación del hábito de la lectura». «Es un desafío que requiere la implicación de todas las administraciones y el mayor número de entidades privadas», asegura Méndez de Vigo en el documento que acompaña este «plan para todos, pero sobre todo para los menores lectores».

Bezno se reunió con los representantes del sector editorial que constituyen el Observatorio de la Lectura y el Libro, que no se habían encontrado desde 2011. Un organismo que agrupa a editores, libreros y bibliotecarios que expresaron su satisfacción por las nuevas medidas que contempla. Eso a pesar de no conocer en detalle el desglose de la inversión pública ni cuál será, por ejemplo, el gasto de las arcas públicas en la compra de libros para bibliotecas, que se ha venido reduciendo en los años de la crisis.

Editores y libreros expresaron, con todo, su contento ante otra de las medidas estelares, la declaración del este tercer Plan de Fomento de la Lectura como «acontecimiento de excepcional interés público». Así se contempla en el proyecto de ley de Presupuestos para 2017 que se vota este jueves en el Congreso y que permitiría una desgravación fiscal del 90% de las cantidades invertidas en los proyectos incluidos en el plan.

Insistió Benzo en que la partida de 7,2 millones de euros presupuestados para este ejercicio es «el suelo» y que se intención es que se incremente en los tres próximos ejercicios presupuestarios, ya que el plan se incluye dentro del Programa 2020, la hoja de ruta del departamento de Méndez de Vigo para esta legislatura. No detalló Benzo el desglose y se escudó en que «la eficacia de proyectos como éste no se miden sólo en términos presupuestarios sino en aspectos como la creatividad».

Campaña en los medios de comunicación

Líneas estratégicas del Plan:

1.- Promoción de los hábitos lectores con el apoyo a eventos literarios y a acciones que tengan lugar en el mundo del deporte, el ámbito universitario, en municipios de menos de 50.000 habitantes, etc. Se otorgará mayor importancia a la familia como transmisora del gusto por la lectura.

2.- Impulso de la lectura en el ámbito educativo. Los centros que impulsen un club de lectura recibirán una cuantía económica para la adquisición de lotes de libros, que deberán estar catalogados en la biblioteca escolar

3.- Refuerzo del papel de las bibliotecas, como garantes de la igualdad de acceso a la lectura. Su ejes son la difusión del servicio de biblioteca pública y mejora del acceso a la lectura a través de las bibliotecas.

4.- Fortalecimiento del sector del libro para tener un sector más coordinado, que aproveche las ventajas de las nuevas tecnologías, y en el que las librerías centren parte de sus esfuerzos en la prescripción de libros y el desarrollo de actividades de dinamización cultural dentro de sus comunidades. Se busca una mayor eficacia en el uso de los recursos y mejorar las condiciones que posibilitan la lectura.

5.- Fomento del respeto a la propiedad intelectual y fortalecimiento de la oferta legal de contenidos mediante campañas sensibilización en los medios y de otra dirigida a escolares, y apoyo de proyectos que contribuyan a dicha sensibilización.

6.- Mejora de las herramientas de análisis disponibles a través de la elaboración de estudios que permitan analizar cuantitativa y cualitativamente las distintas vertientes del fenómeno de la lectura en España.

Es novedad en el plan su línea estratégica de defensa de la propiedad intelectual para garantizar «que los hábitos lectores se desarrollan exclusivamente por cauces legales». El Ministerio del Interior se suma a la iniciativa con un plan de sensibilización para escolares y una campaña en los medios de comunicación «a coste cero para el Estado» para luchar contra la piratería bajo el lema 'No piratees tu futuro'. «El plan estaría incompleto sin un compromiso público por incentivar y asegurar que éstos se desarrollan por cauces legales», se lee en el documento.

Se firmará un convenio de colaboración con RTVE, que «se compromete a intensificar» las acciones de fomento a la lectura y se buscará la colaboración del resto de medios, cuya contribución se juzga «fundamental» para que la campaña «alcance a públicos no necesariamente lectores». El plan quiere también reforzar el papel de las bibliotecas en el acceso a la lectura y el fortalecimiento del sector del libro, de forma que las librerías sean prescriptoras de libros y el desarrollo de actividades de dinamización cultural en sus comunidades.

Quiere estimular el gusto por los libros entre el público infantil y juvenil, la población con alguna discapacidad, los segmentos de la sociedad que tienen dificultades en el acceso a la lectura y, en general, aquellos con índices de lectura más bajos. Persigue también mejorar las competencias lectoras, «un aspecto esencial en la sociedad de la información, con el desarrollo de las nuevas tecnologías y redes sociales».

De manera genérica el plan habla de apoyos a ferias del libro, fomento de la lectura en municipios de menos de 50.000 habitantes o la creación de una página web para ayudar a «transmitir una imagen más moderna» de la lectura. «Estamos ante un plan ambicioso, abierto e ilusionante que cuenta con el respaldo del sector del libro», se felicitaba Benzo.

Benzo estuvo flanqueado por Antonio María de Ávila, secretario general de la Asociación de Cámaras del Libro, y Juantxo Pons, presidente de la Confederación española del Gremio y Asociaciones de Librería, quienes ratificaron su satisfacción por un nuevo plan que, según Benzo, «persigue que se lea más y mejor». De Ávila destacó la defensa de la propiedad intelectual y los beneficios fiscales que contempla el plan y Juantxo Pons consideró «absolutamente básico» que las bibliotecas públicas se vuelvan a dotar de fondos.