La duna de Pilat pierde altura

En el último año ha perdido casi tres metros, según las últimas mediciones

La duna de Pilat pierde altura
Beatriz Campuzano
BEATRIZ CAMPUZANO

La duna de Pilat sigue viva. Se mueve, encoge y crece y ahora también mengua. Aunque la tendencia en los últimos años era sumar centímetros a su altura, en las últimas mediciones los expertos del Observatorio de Aquitania se han dado cuenta de que la duna ha encogido. Ya no llega a los 110,5 metros de 2017, según las últimas mediciones que se realizaron en primavera. Ha perdido 2,9 metros y se ha quedado en los 106.6 metros. Por qué. Por el cambio climático.

Todos los años, desde 2002, los expertos del Observatorio llevan a cabo estudios topográficos e interpretaciones fotográficas para comprender los diferentes procesos de evolución de la duna de Pilat. La analizan por los cuatro costados. De izquierda a derecha, de arriba a abajo, de adelante hacia atrás, etc. y sacan sus conclusiones. La última es que la duna es más pequeña que en los últimos años. Aún así, sigue ostentando el título de la más alta de Europa.

El consejero regional de Aquitania, Vital Bauden, detalla en el diario francés Sud-Ouest que «la línea de costa ha retrocedido como consecuencia de la erosión del mar». Para Bauden, estas observaciones regulares y mediciones de «este sitio icónico», que recibe al año a dos millones de turistas, sirven para «anticipar acontecimientos futuros y evitar que los visitantes pisen zonas que sirven para proteger la duna».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos