La diócesis de Vitoria ofrece sus pisos para alojar a los desembarcados del 'Open Arms'

Migrantes en la cubierta del 'Open Arms', que ya se encuentra frente a la costa italiana. /REUTERS
Migrantes en la cubierta del 'Open Arms', que ya se encuentra frente a la costa italiana. / REUTERS

El obispo Juan Carlos Elizalde urge a que las personas a bordo del barco español lleguen a puerto seguro

EFEVITORIA.

El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, urge al desembarco de los casi 150 migrantes del 'Open Arms' y ofrece la ayuda de la diócesis de la capital alavesa al Gobierno español para darles alojamiento.

Elizalde, que además es miembro de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, difundió el miércoles un comunicado tras conocer que el 'Open Arms' podía entrar en aguas italianas sin la amenaza de ser retenido ni de pagar multas millonarias tras quedar cancelada por un tribunal la orden que lo impedía.

De esta manera, el obispo de Vitoria se sumó a las peticiones de asilo, entre ellas las de ONG religiosas como la propia Comisión de Migraciones, y destaca que «la Iglesia española ha lanzando un mensaje de solidaridad y de ayuda ante la falta de iniciativa de los gobiernos europeos para que las personas a bordo del barco puedan ser rescatadas y llevadas a puerto seguro».

Elizalde recuerda que «todas las personas merecen ser atendidas sin importar la procedencia o las circunstancias» y denuncia lo «inhumano» que es «mirar para otro lado».

Al conocer que el barco 'Open Arms' va a buscar abrigo en la isla italiana de Lampedusa, el obispo urge a que se les dé puerto, bien en Italia o en España. Y añade, aunque sea ya poco probable, que en caso de que sea España la que ofrezca un puerto seguro, fuentes del obispado señalan que la diócesis de Vitoria ofrece pisos de acogida para estos migrantes.

El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde también ensalza «la labor de los voluntarios y profesionales del 'Open Arms'», les agradece su ayuda y apela a los Estados miembros de la Unión Europea a «trabajar sin demora en dar una solución a esta crisis humanitaria».

Advierte de que «el desamparo y la falta de respuesta incumplen los acuerdos internacionales» sobre auxilio a personas refugiadas o migrantes.