Decomisados 120 kilos de bonito en Vitoria transportados en un remolque para perros

Decomisados 120 kilos de bonito en Vitoria transportados en un remolque para perros

Los nueve ejemplares serán destruidos después de haberse «roto la cadena del frío» al estar expuestos a una temperatura de 16 grados

GABRIEL CUESTA

Sin ningún tipo de refrigeración y en un remolque para perros que registraba en su interior una temperatura de 16 grados. Hasta un total de 120 kilogramos repartidos entre nueve ejemplares de bonito 'fresco' llegaron de esta peligrosa forma a una pescadería en el mercado del Ensanche, ubicado en el barrio vitoriano de Coronación. El producto no contaba con ninguna medida higiénico-sanitaria ni de refrigeración para evitar la rotura del frío, unas condiciones de transporte completamente irregulares en el caso de alimentos perecederos.

El cargamento de pescado fue descubierto a las 8.35 horas cuando la Policía Local procedía a poner una multa al vehículo que portaba el remolque por encontrarse en una zona de carga y descarga de la calle Aldabe, justo delante del acceso al mercado, donde se encuentra la pescadería en cuestión. Fue el fuerte olor a pescado lo que confirmó las sospechas de la patrulla. Porque las autoridades llevaban realizando desde hace varios días un seguimiento exhaustivo del remolque, que había sido detectado varias veces en el lugar y del que se sospechaba que pudiese estar realizando un transporte de pescado en condiciones inadecuadas para la salud.

A 16 grados Celsius

Es entonces cuando los agentes han decomisado el cargamento y posteriormente han solicitado la intervención de personal veterinario del Ayuntamiento de Vitoria. En la inspección del bonito que estaba siendo descargado en la pescadería por un varón de 64 años de edad, los expertos confirmaron la «rotura de la cadena de frío», con una temperatura en el interior del pescado igual o superior a los 16 grados Celsius, cuando debería ser mucho menor. De hecho, el bonito es una variedad de pescado especialmente sensible a los cambios de temperatura que se producen cuando no se reúnen las características de isotermo-refrigerado y tampoco se cumplen debidas condiciones higiénico-sanitarias, como en este caso.

La patrulla ha realizado el correspondiente informe policial de la acttuación, para la denuncia y apertura del expediente sancionador de las infracciones correspondientes.

¿Para qué sirve la cadena de frío?

El empleo del frío permite conservar durante mayor tiempo los alimentos y también paraliza el crecimiento en ellos de microorganismos responsables de intoxicaciones o toxiinfecciones. Los productos congelados suelen rondar una temperatura de de -20ºC a -18ºC hasta el momento de su consumo. Unas condiciones que no deben romperse, ya que entonces las bacterias recuperan el tiempo perdido, lo que supone un peligro para la salud del consumidor.