Deberes en verano, ¿sí o no?

Deberes en verano, ¿sí o no?

Los expertos recomiendan aparcar los libros y aprovechar la época estival para practicar actividades con las que reforzar la destreza, los lazos familiares o las habilidades sociales de los escolares

VIRGINIA MELCHOR

«Volar una cometa, aprender tres chistes nuevos, caminar un buen rato sin zapatos o decir 'te quiero' mirando a los ojos». Son algunos de los deberes que el 'profe' Manolo ha puesto a sus alumnos de tercero de primaria para este verano. Son deberes sí, pero de los divertidos. Este docente andaluz ha sustituido los típicos cuadernillos Rubio por tareas con las que los escolares vivirán grandes experiencias y de las que extraerán valiosos aprendizajes. Sin sumas o multiplicaciones, ni teoría o ejercicios. Una filosofía que cada día comparten más pedagogos y profesores, convencidos de que no solo se adquieren conocimientos a través de los libros.

En su inusual listado, este maestro incluye 45 actividades tan entretenidas y necesarias como «ver una película en familia», «construir un castillo de arena legendario» o «hacer dos amigos nuevos». Con deberes así, ¿quién no desea ser niño? Desde que María Carmona Rubio, madre de uno de sus alumnos, los compartiese en su muro de Facebook se han convertido en inspiración para miles de familias. «Por primera vez se disfrutarán los deberes y se harán todos de sobresaliente», celebra esta madre. Eso sí, no vale escaquearse: «¡¡¡Hay que cumplir al menos la mitad de la lista!!!», advierte Manolo, consciente de que sus alumnos no recordarán las lecciones de Historia o Matemáticas que aprendieron encerrados en casa, sino las aventuras que vivieron junto a sus amigos.

Con la llegada del verano, muchos padres se enfrentan a este clásico dilema: Deberes, ¿sí o no? La respuesta depende de muchos factores, entre ellos, las necesidades de cada alumno y sus resultados académicos. Sin embargo, cada vez son más los expertos que defienden 'deberes alternativos' destinados a reforzar las destrezas, los lazos familiares o las habilidades sociales de los escolares. «Es preferible sustituir los deberes de toda la vida por actividades. Nuestros hijos tienen que saber que el verano es para disfrutar y que pueden adquirir conocimientos o hábitos mientras se divierten», afirma Beatriz Alonso, pedagoga en el Centro Psicología Bilbao. Tampoco la profesora de Primaria Sara Castillo es partidaria de mandar tareas para el verano. Lo único que pide a todos sus alumnos, sin excepción, es que «lean lo que les guste, pero que lean». Una opinión que comparte la psicóloga Nerea Bergara, que «recomienda hacerlo a cualquier edad y dejando que sean ellos los que elijan la lectura que les apetezca».

Los padres tienen a su alcance numerosas herramientas para estimular las capacidades de sus hijos. Sin que sea necesario recurrir a los clásicos cuadernillos de ejercicios. «Si sus hijos tienen que entrenar la expresión escrita o la ortografía pueden hacer la lista de la compra o apuntar lo que van a meter en su maleta. De esa forma, no solo mejorarán la letra y aprenderán a poner las tildes correctamente, sino que se sentirán integrados en la familia y asumirán responsabilidades», afirma Alonso. Leer una receta, por ejemplo, es una manera de practicar la lengua y la comprensión escrita mientras que, al pesar, los alimentos reforzarán las Matemáticas. «También repasarán las cuentas si hacen la compra y mejorarán su atención si dedican una mañana a recoger las conchas blancas que encuentren en la playa».

«Nuestros hijos tienen que saber que el verano es para disfrutar y que pueden adquirir conocimientos mientras se divierten» Beatriz Alonso - pedagoga

Para la psicóloga Nerea Bergara el verano ofrece muchas posibilidades de trabajar lo que se ha estudiado durante el curso sin tener que abrir los libros. Se trata, en su opinión, de aplicar a la vida real lo que han dado en clase. «Si han estudiado los climas y vamos a viajar a Tenerife podemos explicarles la variedad de microclimas que tiene la isla; si han visto los ecosistemas pues nos vamos de excursión a Urdaibai y si han trabajado con poleas en Tecnología, podemos aprovechar para hacer inventos», señala. En definitiva, que no piensen «de esto me olvido porque ya lo he estudiado» y entiendan que lo que aprenden en el colegio «está relacionado con la vida».

Consiste en buscar fórmulas para que su verano no vaya a asociado, como les pasa a muchos adultos, a la típica cancioncilla de 'Vacaciones Santillana'. «El objetivo es que estén activos, que hagan la cama, recojan su cuarto, ayuden con las tareas de casa... que aprendan de una forma lúdica y no desde un aspecto académico, que en ocasiones es desmotivador para ellos», señala Alonso. Parece sencillo, pero para muchos padres no es tan fácil dar con las técnicas adecuadas. «Se quedan sin recursos, no saben qué hacer para que sus hijos aprovechen el verano y por falta de conocimiento acaban cayendo en los extremos: o les llevan a una academia tres horas al día o, como han aprobado todo, les permiten no hacer nada y acaban viendo la tele o con una inactividad total», observa esta pedagoga, que recomienda buscar «un término medio».

«Lo que tienen que hacer, hayan aprobado o suspendido, es leer» SARA CASTILLO - PROFESORA

Pero, en caso de haber suspendido alguna asignatura, ¿tampoco tienen que abrir un libro de texto? «El primer paso es saber por qué no han superado esa materia», apunta Alonso. Una afirmación que comparte la psicóloga Nerea Bergara, que es partidaria de que los padres analicen en qué ha fallado su hijo y piensen en lo que necesita corregir para el siguiente curso. «Una vez detectado el problema, lo que hay que hacer es buscar soluciones, pero sin hacer un drama o castigarles todo el verano sin móvil». «Si ha suspendido porque no ha sido responsable, no se ha sabido organizar o no ha apuntado las fechas de los exámenes, el verano es un buen momento para que adopte responsabilidades: levantándose a una misma hora, ayudando en casa, haciendo las compras… Si no se organiza en su vida diaria, difícilmente lo va a hacer en los estudios», asegura la especialista de Centro Psicología Bilbao. Por el contrario, si el suspenso viene asociado a una dificultad académica, como puede ser un problema de comprensión o razonamiento lógico, sí recomienda reforzar esa materia durante media hora al día en Primaria o Secundaria; y durante una hora en Bachillerato. Y, en algunos casos, aconseja realizar un curso de técnicas de estudio. «Hay alumnos que suspenden, aún esforzándose, porque no saben estudiar con eficacia. Se da por hecho que tenemos que saber estudiar y no siempre es así».

«Si no se organizan en su vida diaria, difícilmente lo van a hacer en los estudios» Nerea Bergara - psicóloga

Sin convertir los deberes en un castigo

El verano para los escolares es tan largo que algunos se olvidan de lo aprendido en clase. Pasa, sobre todo, en los primeros cursos de Primaria, cuando los conocimientos son muy memorísticos, como las tablas de multiplicar. Para recordar, basta con que «hagan una ficha al día, alternando las de Lenguaje y las de Matemáticas», aconseja la profesora de Primaria Sara Castillo. «Si van a pasar mucho tiempo en casa, pueden aprovechar para hacer media hora diaria de deberes y mejor por la mañana, para que desconecten el resto del tiempo», afirma. En su opinión, si se van al pueblo o a algún destino vacacional es preferible dejarles desconectar. «Ya repasarán dos semanas antes de volver al cole». También Bergara aconseja hacer «un poco de cálculo cada dos días» porque sino en verano desaprenden. Eso sí, sin convertirlo en una norma impuesta. «Es muy importante involucrar a los niños, aunque sean pequeños, y dejar que ellos mismos decidan cuándo van a hacer las tareas para que aprendan a responsabilizarse y a tomar decisiones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos