Cuándo debe preocuparte la tartamudez de tu hijo

Las personas con tartamudez representan el 1% de la población mundial/
Las personas con tartamudez representan el 1% de la población mundial

Según la Fundación Española de la Tartamudez no todos los pediatras derivan al especialista a los niños que, en consulta, presentan algún tipo de alteración en el habla

DV

La tartamudez es una alteración del ritmo del habla caracterizado por frecuentes repeticiones o prolongaciones de sonidos, sílabas o palabras, que aparece especialmente en la infancia, a partir de los 18 meses de edad. Un 5% de los niños de entre 2 y 5 años presenta disfluencias en algún momento, de las cuales el 80% remite espontáneamente, mientras que el otro 20% continúa pudiendo prolongarse e, incluso, agravarse. En la actualidad, las personas con tartamudez representan el 1% de la población mundial, muchas de las cuales ven condicionada su vida por la dificultad para afrontar situaciones.

Hay tantas formas de tartamudear como personas con este tipo de trastorno del habla. Investigaciones recientes en las áreas de la genética, neuroimagen y coordinación motora están demostrando que la tartamudez está causada por un problema de integración de los circuitos neurológicos, y no por componentes externos ni psicológicos.

Pero no todos los pediatras derivan al especialista a los niños que, en consulta, presentan algún tipo de alteración en el habla, según la propia Fundación Española de la Tartamudez. Esto dificulta que muchos pequeños puedan beneficiarse de un diagnóstico y atención precoces por parte de logopedas o neuropediatras.

La Fundación Española de la Tartamudez recalca que el mejor momento para la intervención siempre será cuanto antes, ya que resulta mucho más eficaz el tratamiento cuando aún no han aparecido conductas secundarias como muletillas, fuerza, evitación, circunloquios o ansiedad.

Diagnóstico temprano

La Fundación Vithas Nisa y la Fundación Española de la Tartamudez han firmado un convenio que pone en marcha un proyecto de investigación y conocimiento para la obtención en el ámbito asistencial de un diagnóstico temprano de la tartamudez y su posterior tratamiento.

Con este acuerdo, ambas fundaciones pretenden establecer la identificación y creación de grupos multidisciplinares de profesionales formados por pediatras, logopedas y neruropediatras que promuevan la elaboración y desarrollo de un protocolo de detección precoz en 10 hospitales del Grupo Vithas.

Ambas entidades colaborarán para formar y sensibilizar a los especialistas sobre la relevancia de la detección precoz de la tartamudez, mediante la realización de actividades docentes y de cursos y sesiones clínicas monográficas.

Adolfo Sánchez García, presidente de la Fundación Española de la Tartamudez, ha puesto de manifiesto «la necesidad de reivindicar una nueva concepción y tratamiento de la tartamudez. A través de acciones como ésta, reclamamos tanto a los profesionales, como a los futuros profesionales, la necesidad de una nueva forma de relacionarse con la tartamudez, desde el conocimiento, la especialización y las evidencias clínicas».

Tras la firma del acuerdo, el Consejero Director General del Grupo Vithas y presidente de la Fundación Vithas Nisa, José Luis Pardo, ha subrayado que «la Fundación Vithas Nisa cumple con este convenio dos de sus objetivos esenciales: fomentar la investigación con traslación clínica y colaborar con otras entidades que impulsen proyectos que mejoren la calidad de vida de las personas».