Fin del debate: tu gato sí te quiere

Los gatos pueden desarrollar un apego seguro hacia sus dueños. /Adobe Stock
Los gatos pueden desarrollar un apego seguro hacia sus dueños. / Adobe Stock

Ni distantes ni fríos, un estudio demuestra que los mininos forman vínculos con sus cuidadores como los bebés y los perros

DV

Los gatos tienen fama de ser distantes e independientes. De no necesitar a nadie y de ser igualmente felices sin la presencia de sus dueños, cuya compañía solo buscan para sacar algún beneficio en forma de comida o de masaje entre las orejas. Esta creencia está especialmente extendida entre los amantes de los perros, convencidos de la superioridad de sus mascotas. Pero están equivocados.

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Oregón (OSU) revela que los gatos de compañía forman vínculos con sus dueños humanos que son similares a los lazos establecidos por niños y perros con sus cuidadores. Esto quiere decir que la mayoría de los mininos se siente más seguro en presencia de la persona con quien comparte la vida.

Según explica la autora principal, Kristyn Vitale, investigadora del Laboratorio de Interacción Humano-Animal en la Facultad de Ciencias Agrícolas de la OSU, esta es la primera vez que los investigadores demuestran empíricamente que los gatos muestran los mismos estilos de apego principales que los bebés y los perros.

«Tanto en los perros como en los gatos, el apego a los humanos puede representar una adaptación del vínculo entre la progenie y su cuidador», dice Vitale. «El apego es un comportamiento biológicamente relevante. Nuestro estudio indica que cuando los gatos viven en un estado de dependencia con un humano, ese comportamiento de apego es flexible y la mayoría de los gatos usan a los humanos como fuente de consuelo».

Prueba de apego

En su estudio, publicado en la revista «Current Biology», los investigadores hicieron que los gatos participaran en una «prueba de base segura», similar a una prueba que se ha realizado a bebés y perros para estudiar sus comportamientos de apego. Durante esta prueba, el gato pasa dos minutos en una nueva habitación con su cuidador, seguido de una fase de dos minutos solo y luego una fase de reunión de dos minutos.

Al regreso del cuidador tras la ausencia de dos minutos, los gatos con apego seguro a la persona están menos estresados ​​y equilibran su atención entre la persona y sus alrededores. Por ejemplo, continúan explorando la habitación. Por otro lado, los gatos con un apego inseguro muestran signos de estrés, como mover la cola y lamerse los labios, y mantenerse alejado de la persona (evitación) o aferrarse a ellos saltando sobre su regazo y sin moverse (ambivalencia).

Los investigadores realizaron la prueba tanto en gatitos como en gatos adultos. Los expertos en comportamiento observaron las grabaciones de las pruebas y clasificaron las acciones del animal según los criterios que se han utilizado para describir los patrones de apego en bebés y perros.

De los 70 gatitos que fueron clasificables, el 64,3% fueron categorizados como apegados de forma segura y el 35,7% fueron categorizados como inseguros.

Luego, los investigadores estaban interesados en averiguar si la capacitación en socialización cambiaría esos porcentajes. Pero después de un curso de seis semanas, no hubo diferencias significativas. «Una vez que se ha establecido un estilo de apego entre el gato y su cuidador, parece mantenerse relativamente estable con el tiempo, incluso después de una intervención de entrenamiento y socialización», dice Vitale.

Fuente de seguridad

Los gatos, como la mayoría de los animales domesticados, conservan varios rasgos juveniles hasta la madurez y dependen de los humanos para su cuidado. Por ese motivo, los investigadores probaron a 38 gatos que tenían 1 año o más. Los porcentajes casi reflejan la población de los gatitos: el 65,8% tenía un apego seguro y un 34,2%, inseguro.

Según Vitale, es sorprendente cómo los resultados de gatitos y gatos adultos coinciden con la población infantil humana. En humanos, el 65% de los bebés están unidos de forma segura a su cuidador.

«Es probable que los gatos que son inseguros corran y se escondan o parezcan actuar distantes», dice Vitale. «Durante mucho tiempo ha habido una forma sesgada de pensar que todos los gatos se comportan de esta manera. Pero la mayoría de los gatos usan a su dueño como una fuente de seguridad. Su gato depende de usted para sentirse seguro cuando está estresado», concluye.